Actualidad

Patricio Alarcón: ‘Me cansé de ser un guerrero de Twitter’

El expresidente de la Cámara de Comercio de Quito no revela el nombre del partido político por el que es precandidato a la Alcaldía.

 Patricio Alarcón nació en 1974, en Quito. El empresario dice que vivió la mayor parte de su vida en Cumbayá, “cuando no había nada por allá”.

Se graduó de bachiller en la Academia Cotopaxi y sus estudios universitarios los cursó en Massachusetts (EE.UU.), en administración de empresas y realizó una maestría en la misma área.

“Regresé de la universidad a trabajar en 1997. Entré en una distribuidora, en el área de compras. No alargo el cuento; para 2012 ya fui gerente de la distribuidora. Una empresa grande con cerca de 2.500 trabajadores”, recuerda.

Una vez que salió de dicha empresa (2015), Alarcón se postuló para presidir la Cámara de Comercio de Quito (CCQ), donde estuvo aproximadamente cinco años. “Paralelamente tenemos negocios de bienes raíces”, menciona. Aunque no es lo único.

Actualmente, tiene un negocio de movilidad eléctrica.

También está dedicado a su negocio de pasabocas. “Compramos toda la materia prima en Bolívar. A gente muy pobre, a comunidades, una donde solo trabajan mujeres. Y procesamos snacks que los estamos vendiendo en el mercado local y lo queremos exportar”.

 Partido de derecha

Un partido político nacional respaldará la precandidatura de Alarcón a la Alcaldía de Quito. “Estamos tratando de concretar alianzas con partidos cantonales también”. Prefiere no mencionar de qué organización política se trata hasta que sus autoridades lo anuncien, pero adelanta que es un partido con “más fuerza en la Costa”.

Al preguntarle si se trata de un partido nacional de derecha, Alarcón menciona que “sin duda” y destaca que se trata de una línea política que “cree en la libertad individual y de empresa”.

Activista de Twitter

Alarcón señala que su aspiración política nace de haberse dado cuenta que no puede seguir siendo “un guerrero de Twitter. Opinando, opinando y que me llamen un odiador de turno”.

Por eso – dice – quiere demostrar que tiene propuestas, las cuales está convencido se pueden aplicar en un periodo dentro de la Alcaldía de Quito. “Mi plan tampoco sería quedarme más de una gestión, pero sí entregarle a quien venga después un Municipio en orden, estructurado”.

Señala que el estado actual de Quito es a causa de modelos “nefastos y equivocados”, por lo que ha trabajado en documentos que “podrían transformar el país”, de la mano de técnicos de la Cámara de Comercio de Quito. “Todo eso se debe y se puede aplicar para el manejo de la ciudad”.

Entre sus prioridades está “gastar poco e invertir mucho” atrayendo inversión privada. “Apoya mucho a la economía circular, la economía naranja (…) mi idea es mostrar alternativas para la ciudad promoviendo la unión”.

Ejes de trabajo

Alarcón señala que urge un cambio de estructura municipal, “de manera prudente y legal. Tienes que librarte de todo el personal que no genere valor en la ciudad”. Para él es posible disminuir el gasto corriente, digitalizando los trámites. También plantea repotenciar las empresas públicas, a través de alianzas estratégicas.

La seguridad está dentro de las prioridades. Una de las ideas es que, en las principales arterias que llegan a Quito se coloquen cámaras que multen a quienes irrespetan el pico y placa. Así, los agentes de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) “no se saquen cientos de dólares en base a coimas, todos los días”, dice.

Agrega que el personal de la AMT puede cooperar con las Fuerzas Armadas en la verificación de tenencia de armas y de documentos. “Migración, pedir documentos. Si hay alguien que no tenga papeles, con agentes de migración, deportar”, agrega.

Para atraer la inversión y generar trabajo, plantea agilizar los permisos de construcción. Además, bajar impuestos municipales a los espectáculos públicos.

En cuanto a la movilidad, señala que El Metro es importante; pero además plantea una reestructuración que integre los métodos de pago. “Sacar el sistema de Trolebús, prender solo El Metro y sacar en ciertas áreas donde no exista la línea del Metro, hay que hacer un corredor que vaya del Labrador, hasta Carapungo”.

Sobre el taxismo formal y las plataformas digitales, Alarcón plantea trabajar con los taxis amarillos “para que tengan herramientas tecnológicas. No se puede beneficiar ningún informal de los permisos que puedan pagar los taxistas”. Por eso tiene un plan para el financiamiento de taxis eléctricos. “Uno de los principales problemas que tienen los taxistas es que no les alcanza ya el dinero por el costo del combustible. En cambio, si se les da la oportunidad – por medio de financiamiento de un vehículo eléctrico– ellos tendrán un mejor retorno que pagando un vehículo a combustión”.

Manifestaciones

La capital ha vivido dos paros nacionales, entre 2019 y 2022, que han dejado pérdidas millonarias. La reacción de los Alcaldes han sido criticadas desde distintos sectores. ¿Cómo cuidar a Quito ante manifestaciones violentas?

Alarcón señala que se requiere cooperación con las Fuerzas Armadas y el sector privado para “cortar ciertas vías de acceso para que esa gente no pueda entrar. Un agente de la AMT, no va a parar un camión de terroristas con lanzas (…) si tienes una lanza es arma blanca, no puedes ingresar con eso (…) con el sector privado cruzar camiones, tractores porque el rato que hay una amenaza no puedes dejar que esa gente pase. Irán a pie, se demorarán más, pero no puedes dejar que entren con camiones o escudos o lanzas”. (AVV)

 

 

Diario La Hora