Opinión

Pasaron 50 años de la promoción XXV….

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Este ha sido el tiempo transcurrido, en qué la promoción XXV, egresó del Glorioso colegio San José La Salle de Guayaquil, cumpliendo por parte de los graduados, una hermosa etapa de nuestras vidas…

Contar las anécdotas, cientos de aventuras, triunfos, derrotas, competiciones, a nuestros profesores, amigos que no lograron graduarse con nosotros, otros que se cambiaron de colegio, las ferias, fiestas, campeonatos de fútbol, básquet, vóley, las revistas Lasallanas, la premilitar, los paseos al campo Lasallano, olimpiadas, las visitas de alumnas de otros colegios, las enamoradas, las escapadas en el recreo para comer guatita y regresar en quince minutos, etcétera, sería motivo de escribir páginas y páginas de varios libros…

Envidias, rivalidades, peleas, también fueron parte de la interacción de entre los estudiantes, excelentes profesores, Hermanos Cristianos buenos y muy respetuosos y fraternales, al menos yo compartí y jamás tuve ninguna experiencia negativa, pese a que siempre se escuchaban rumores de actos que prefiero no comentar, porqué es innegable que todas estas aberraciones siempre se darán por falta de CONTROLES y supervisión de las autoridades de cualquier institución…

Me he enterado de que de la promoción los de FIMA, los químicos biológicos y algunos de las ciencias sociales, se reunieron para festejar este medio siglo de esta que en su momento, muchos consideramos una hazaña, espero se hayan divertido y gozado en grande.

En algún momento alguien pensó, que podía decidir que se tenía que hacer, sin respetar ni solicitar criterios para la organización de una fiesta o actos  de compañeros, sin observar y considerar que pasaron 50 años, muchos con enfermedades crónicas, otros con discapacidad, algunos descansando en el cementerio, otros con problemas económicos, divorciados, muchos se fueron lejos del país, igual en lo que a mí concierne, sigo recordando como ayer a mi colegio, a algunos amigos de verdad, y a muchos compañeros…

Esta semana vamos a brindar por la amistad en silencio, en la privacidad y en completa seguridad, daremos gracias a los conocimientos, disciplina, principios, valores que durante años, practicamos e hicimos parte de nuestro carácter y conducta, inculcados por esa noble institución el Colegio San José La Salle.

Coinciden estos cincuenta años con el fin del Colegio en su tradicional local en Mendiburo y Escobedo, dos cuadras en pleno centro de la ciudad, para que, en el 2024, la Universidad La Salle inaugure su nueva misión, de seguir formando jóvenes estudiantes…

Hoy egresan del Colegio, estudiantes de ambos sexos, en mi época era de hombres, y cierto también hubo uno que otro zorro, información que el prófugo llevaba una lista muy prolija y segura…

Gracias Hermanos Cristianos, a mis amigos y compañeros, a mis padres y demás familiares, profesores, y a todos que han sido parte de la institución, por los servicios prestados, por los esfuerzos económicos que muchos tuvieron que sacrificar, para que culminemos por lo menos está parte obligatoria del aprendizaje.

A todos los llevaré siempre conmigo a todos sin excepción les deseo mucha salud, paz, bienestar, y los que tienen pensión jubilar, compartan con los que se comen la camisa, y en esto deberían invertir los organizadores, parte de los valores recaudados para acompañar al amigo, al hermano, al caído..

Bendiciones.

 

Semper Fi.