Internacional

El Parlamento catalán reta a España y le abre la puerta al regreso de Puigdemont

A pesar de las advertencias del Tribunal Constitucional español, los separatistas aprobaron la iniciativa para investir a distancia al presidente de ese organismo.

La mayoría independentista del Parlamento de Cataluña aprobó hoy una reforma legislativa que permite la elección de un presidente regional aunque el candidato esté ausente, lo que permitiría que el líder separatista Carles Puigdemont, quien se encuentra bajo libertad provisional en Alemania, puede recibir la investidura como presidente de la comunidad autónoma.

El Parlamento catalán decidió tramitar y votar esta reforma a pesar de las advertencias del Tribunal Constitucional español que ya se había expresado en contra de que el presidente de la comunidad autónoma pueda ser elegido a distancia.

Los diputados aprobaron por 70 votos a favor y 64 en contra de la medida a la que el Gobierno español reaccionó de manera inmediata y anunció que ha iniciado los trámites para presentar un recurso en el Tribunal Constitucional (TC) contra la modificación de la Ley de la Presidencia de esa comunidad autónoma española, que había impulsado la coalición electoral secesionista JxCat (centroderecha), que encabeza Puigdemont.

El ex gobernante catalán, prófugo de la Justicia española, está en Alemania a la espera de que se resuelva una petición de extradición. La solicitud, tramitada por un juez español, busca enjuiciarlo por los delitos relacionados con el proceso independentista de 2017.

La investidura de Puigdemont no solo se enfrenta a la presión del Gobierno español, también se ha convertido en una carrera contra el reloj pues el Parlamento catalán tiene hasta el 22 de mayo elegir un presidente y formar un nuevo gobierno. Si no llega a haber un nombramiento para ese día, los catalanes serían convocados a las urnas para reemplazar a los representantes que fueron elegidos el pasado 21 de diciembre.

El pasado 22 de marzo vino el primer tropiezo de los independentistas pues el candidato Jordi Turull (JxCat) perdió una primera votación parlamentaria para su investidura como presidente regional, sin que pudiera presentarse a una segunda al ser procesado y encarcelado por su papel en el ilegal proceso independentista.

La otra opción, si el Tribunal Constitucional cierra la posibilidad de que Puigdemont sea investido a distancia, pasaría por la elección de un nuevo sucesor del líder catalán. Para evaluar ese y otros escenarios, los diputados de JxCat se reunirán con su líder, en Berlín, este fin de semana.

De llegar a un acuerdo para escoger un nuevo candidato, los diputados de JxCat deberán buscar el respaldo del resto de partidos independentistas como ERC (republicanos de izquierda), que durante esta jornada apoyó la reforma que permite la investidura “telemática”.