Opinión

PARAFISCALIDAD Y EL SECTOR AGROPECUARIO.

Emilio Gallardo González/Guayaquil
[email protected]

 

La parafiscalidad surge como una respuesta a la problemática generada por el insuficiente nivel de inversión de los  gobiernos y a la incertidumbre y riesgos inherente en el sector agropecuario.

Las contribuciones parafiscales son gravámenes establecidos con carácter obligatorio por ley, afectan a un  determinado grupo social y económico. Para para su aceptación consensuada y viabilidad política deben expresar la  voluntad de los propios integrantes de un determinado sector. No forman parte del presupuesto general del Estado, son recursos públicos que se recaudan con el propósito de beneficiar únicamente al mismo sector que los genera través de programas de inversión.

De la misma manera, una ley parafiscal es un paso importante para fortalecer el sector agropecuario en Ecuador. En  la parafiscalidad radica la modernización del agro y el desarrollo tecnológico, especialmente de los pequeños y medianos productores.

Los gobiernos que asignan recursos insuficientes a través del presupuesto general del Estado, subestiman la importancia de la agricultura. Han contribuido a establecer una especie de colonialismo, cuya dependencia del  sector hacia el Estado limita y, en muchos casos anula la eficiencia y eficacia productiva.

Es cierto que, combatiendo la corrupción, mejorando la calidad del gasto y priorizando la asignación de recursos  por parte del Estado, se pueden incrementar los montos otorgados al sector. Sin embargo, la agricultura y ganadería ecuatoriana tienen décadas de rezago; requieren transformaciones estructurales, diversificación, agregar valor a la
cadena productiva. Además, existe una fuerte dicotomía entre la agro empresa de exportación competitiva y, una  agricultura conformada en su mayoría por pequeños productores, caracterizada por su escaso dinamismo económico y una elevada incidencia de pobreza.

Con el propósito fundamental de mejorar el nivel de vida de los pequeños y medianos productores bananeros, la  Asociación de Bananeros Orenses (ABO) ha propuesto crear una ley de Fondos Parafiscales, orientada a estabilizar  los precios internos de la fruta e incrementar la productividad y competitividad del sector. Este fondo contribuirá a mejorar la comercialización, especialmente en épocas de sobreoferta. Igualmente, es conveniente implementar  mecanismos de precios, que protejan los ingresos de los bananeros.

Asímismo, se podrían destinar recursos para investigación, asistencia técnica, combate de plagas y enfermedades,  compra de insumos y mejoramiento de infraestructura, así como, eventos climáticos. La priorización de los rubros,  los planes de inversión y el valor a retenerse por caja, deberán analizarse de acuerdo a los objetivos cualitativos y  cuantitativos que lo productores determinen. En mi opinión, la contribución parafiscal debe definirse con relación a un porcentaje del precio de la caja.

Esta iniciativa de ABO enfrentará obstáculos para su aprobación por parte de diversos grupos de interés. Es una  propuesta relevante y factible en lo técnico, económico y socialmente responsable. Debe trabajarse para su viabilidad política a través del diálogo, debate y, sobretodo con sentido de país. En lo práctico, es pasar de la dependencia y paternalismo del Estado a la independencia, y del sometimiento por parte de unos pocos e incapacidad para resolver problemas, a la libertad de decidir y elegir