Opinión

PARA ENTENDER “LA EXTINCIÓN DE DOMINIO”

Lilian Alarcón Durán

Portoviejo/Ecuador

 

La extinción de dominio es un proceso legal mediante el cual un Estado puede confiscar los bienes de una persona o entidad que, se presume, han sido obtenidos de manera ilícita o vinculados a actividades delictivas. Además, busca privar a los infractores de los beneficios de sus acciones criminales, independiente de las sanciones penales. Este proceso suele aplicarse en casos de corrupción, narcotráfico, o crimen organizado. Las autoridades deben demostrar el vínculo entre los bienes y la actividad delictiva. Es una medida provisoria que busca desmantelar redes criminales, confiscar bienes adquiridos ilícitamente, y desarticular las estructuras financieras de grupos delincuenciales. La posibilidad de perder propiedades y activos mal adquiridos crea una dificultad palpable que puede limitar la participación de personas o grupos en actividades ilícitas.

En sociedades afectadas por el crimen organizado, la extinción de dominio también desempeña un papel crucial en la reparación del daño causado. Los bienes decomisados pueden destinarse a programas sociales, inversión en seguridad, o apoyo a víctimas, contribuyendo así a la reconstrucción del tejido social dañado por la criminalidad. Este aspecto no sólo busca castigar a los criminales, sino también resarcir a la comunidad y restaurar la confianza en las instituciones estatales.

En el actual estado de cosas que vivimos, los ciudadanos reflexionamos que no puede ser que cada día tengamos noticias de fincas que funcionan como almacenamiento de toneladas de droga, autos de alta gama utilizados en actividades ilegales, mansiones de capos, empresas lavadoras de dinero ilícito, y hasta propiedades en territorio extranjero obtenidas con dinero de actividades oscuras o no justificadas.

En nuestro país existe la ley de Extinción de Dominio, expedida en el 2021, desconocida y sin uso o aplicación por los entes judiciales y de control. Por lo que el ejecutivo envió a la Asamblea, con el carácter de urgente, el proyecto de Ley para el ahorro y monetización de recursos económicos para el financiamiento de la lucha contra la corrupción. La iniciativa reforma siete leyes, principalmente la Ley de Extinción de Dominio, y que, al interior del Pleno de la Asamblea, cumplió por fin el primer debate del proyecto de Ley en medio de observaciones diversas de legisladores de varias bancadas.

Así las cosas, la extinción de dominio en nuestra sociedad, emerge como un pilar cardinal en la lucha contra el crimen organizado. Esta medida legal de desarraigar a los criminales, reparar el daño causado, y debilitar las estructuras financieras de las organizaciones delictivas desempeña un papel clave en la construcción de poblaciones más seguras y resilientes. No obstante, su implementación debe ir de la mano con garantías de derechos civiles para evitar posibles desafueros y asegurar un equilibrio adecuado entre la justicia y la protección de las autonomías ciudadanas.