Economía

Para el 2016, el ministro Córdova espera que inversión extranjera supere $600 millones

“Las condiciones están ahí, la seguridad está ahí. Por eso vemos, incluso, que las principales empresas mineras comienzan a interesarse en el país”, sostuvo el ministro de Minería.

QUITO. “La Minería es una apuesta al futuro, es una industria que debemos entenderla bien, es a largo plazo y cabe recalcar que la decisión de impulsarla no fue coyuntural, no es que se trata de impulsarla debido al precio del petróleo, no tiene nada que ver. Los beneficios de esto no lo vamos a ver como Gobierno, pero vemos el desarrollo de los proyectos, que es lo importante”, así lo manifestó el ministro de Minería, Javier Córdova, al destacar que los proyectos mineros que tiene el Ecuador poseen grandes condiciones.

Ante ello, Córdova resaltó que tanto el proyecto minero el Mirador, como Fruta del Norte a pesar de obtener beneficios que se adquirirán a largo plazo, no serán los únicos, ya que el Banco Central ha presentado una inversión extranjera directa en el país, en 2015, de un poco más de $1.000 millones en todos los sectores y Minería es uno de los principales rubros.

“En el 2015 cerramos con cerca de $1.000 millones de inversión extranjera del país. Nosotros estimamos que, solo en este año (2016), en el que están arrancando los proyectos tendremos inversiones en minería que esperemos que superen los $600 millones y, en el 2017, superarán los $1.000 millones. Es decir, lo que el año pasado se invirtió en todo el país en inversión extranjera directa, nosotros estimamos que a partir de 2017 se invertirá solamente en minería y tendremos una inversión que esperamos que sea mayor, pero que sea sostenida en ese nivel para desarrollar los seis primeros proyectos”, dijo el ministro de Minería.

Pero a pesar de estos valores, Córdova sostuvo que la inversión extranjera directa sigue siendo baja en comparación a los países vecinos (Colombia o Perú), y esto se debería a varios factores. “Creo que el país sigue siendo atractivo. Cuando me enfoco en el área de minería, creo que el país es extremadamente atractivo, tiene las condiciones necesarias y nosotros mismos, paradójicamente, los ecuatorianos somos los encargados de generar una mala imagen internacional del país. Las condiciones están ahí, la seguridad está ahí. Por eso vemos, incluso, que las principales empresas mineras comienzan a interesarse en el país. Creo que, en minería, los que cometimos errores fuimos nosotros, nos fuimos de un extremo a otro con una Ley de Minería extremadamente abierta y cuando cambiamos de condiciones generamos condiciones demasiado cerradas”, comentó.

Como resultado, el ministro señaló que se han perdido varios años en el desarrollo de esta industria hasta entender y generar las condiciones adecuadas. “Hoy por hoy, creo que las condiciones son las adecuadas, siempre hay espacio para mejorar, hay las condiciones tributarias que estamos en un promedio de la región, estamos con condiciones muy favorables que son parte de la competitividad sistémica que ha creado el Gobierno. Lo que quiero decir con esto es que, por ejemplo, con el proyecto Fruta del Norte, que un depósito mineral como este tenga una buena reserva y altas leyes, obviamente no son condiciones que ha generado el Gobierno, son condiciones de la naturaleza. Pero, el Gobierno sí ha general condiciones como, por ejemplo, las hidroeléctricas”, comentó.

Al respecto, Córdova explicó que las hidroeléctricas son importantes porque la industria minera es demandante en electricidad. “Es difícil pensar que un proyecto minero se pueda desarrollar en el país en las condiciones que había antes de nuestro gobierno, la cual era más difícil y más costoso. Hoy contamos con producción de energía limpia, más barata, además, nos ayuda también el tema de infraestructura vial. Cuando uno sale a ver los proyectos mineros del Ecuador, lo primero que a uno le preguntan los inversionistas es cuáles son las condiciones de transporte, cómo van a salir con sus productos. Es decir, la inversión en carreteras, en aeropuertos, en hidroeléctricas ha generado una competitividad sistémica que nos permite ser atractivos para la inversión”, concluyó. (VCV/La Nación)