Internacional

Papa Francisco dice aspiración de Bolivia no es injusta; Chile no se siente presionado

 Durante la reciente visita del Papa Francisco a Bolivia, el sumo pontífice instó al gobierno altiplánico a usar el diálogo para resolver conflictos, como el que mantiene con Chile.

SANTIAGO. El Papa Francisco dijo el lunes que «no es injusto» que Bolivia tenga como anhelo una salida soberana al mar por territorio chileno, pero remarcó que el Vaticano no puede opinar sobre un conflicto que se encuentra en una corte internacional, lo que fue valorado por el Gobierno chileno.

Bolivia reclama una salida al mar y en 2013 formalizó una demanda contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya. El país altiplánico quedó sin salida al mar en 1879 por la pérdida de 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio tras una guerra con su vecino.

Durante la reciente visita del Papa Francisco a Bolivia, el sumo pontífice instó al gobierno altiplánico a usar el diálogo para resolver conflictos, como el que mantiene con Chile.

En una conferencia en el avión que lo llevaba de regreso al Vaticano tras una gira por Sudamérica, la máxima autoridad católica hizo un guiño a la aspiración boliviana.

«Siempre hay una base de justicia cuando hay cambio de límites territoriales, sobre todo después de una guerra. Hay una revisión continua de eso. Yo diría que no es injusto plantearse una cosa de este tiempo, ese anhelo», dijo el Papa.

No obstante, el sumo pontífice remarcó que el conflicto se encuentra actualmente en la corte de La Haya, por lo que el «diálogo está detenido por ese recurso».

«Tengo que ser muy respetuoso de esto, porque Bolivia hizo un recurso en un organismo internacional. Si yo hago un comentario, yo soy jefe de un Estado, y podría interpretarse como inmiscuirme en la soberanía de otro Estado», dijo.

Desde el Gobierno chileno dijeron que las palabras del Papa eran «muy sabias» al mantenerse al margen de un conflicto que está a la espera de un fallo de una corte internacional.

«No nos sentimos presionados (por los dichos), porque el Papa reitera en sus palabras que él no quiere inmiscuirse, no quiere entrometerse», dijo el canciller chileno, Heraldo Muñoz.

El Papa enfatizó que la demanda marítima al estar en un tribunal aleja la posibilidad de una «mediación», más aún si ambos países no se encuentran en las puertas de una guerra, como cuando el Vaticano intervino para desactivar el conflicto entre Chile y Argentina en las décadas de 1970 y 1980.

«Lo que importa para nuestro país es el derecho internacional, el respeto por los tratados, el respeto a lo pactado y, por lo tanto, me parece bien que él mencione que no corresponde ninguna mediación ni ninguna intervención», dijo Muñoz.

El ministro reafirmó la disposición de Chile de restablecer relaciones diplomáticas para fortalecer el diálogo con su vecino país, como lo mencionó el Papa durante su visita a Bolivia.

Sin embargo, desde Bolivia han dicho que una posible reanudación de las relaciones diplomáticas con Chile -que no existen desde fines de la década de 1970- está supeditada a la discusión de una salida marítima. (Reuters/ La Nación)