Opinión

PANAMÁ CONTRATA DEUDA Y PAGA TRES VECES MENOS QUE ECUADOR

Econ. Marco Flores T.

Panamá acaba de colocar 1300 millones de dólares en los mercados internacionales. Los primeros $300 millones vencen el año 2030 y pagan 2.83% de interés anual. Los restantes $1000 millones vencen el año 2053 y pagan 3.60% de interés anual.

Ecuador colocó el pasado septiembre 2000 millones de dólares en bonos soberanos en los mismos mercados internacionales de los cuales $600 millones vencen en 5 años, pagando 7,88% de interés anual y $1400 millones en 10 años, pagando 9,50% de interés anual. Una diferencia dramática en costos y plazos pero que no impidió que el Ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, asegure que Ecuador contrató la nueva deuda “Aprovechando que el mercado muestra la confianza de los inversionistas en la sostenibilidad económica del país”.

Como siempre ocurre son los resultados económicos los que desmienten o ratifican las simples declaraciones. Lo cierto es que los diferentes costos y plazos acordados muestran claramente el verdadero y distinto grado de confianza que los inversionistas y los mercados tienen en la conducción de la economía de cada uno los dos países.

Desamparada del necesario y suficiente crecimiento económico la conducción de la economía ecuatoriana por parte del ministro Martínez y todos sus asociados no tiene ni ha tenido ningún buen futuro para Ecuador. Mientras tanto el paso del tiempo profundiza los problemas y añade innecesarios y elevados costos a su solución, como el riesgo país que acaba de alcanzar 1418 puntos básicos.

Es evidente la necesidad de renovar a todo el llamado equipo económico pero sobre todo la urgencia de cambiar la política económica vigente. El insigne Premio Nobel en economía, Friedrich Von Hayek, decía que “la civilización descansa en el hecho de que todos nos beneficiamos de un conocimiento que no poseemos y una de las maneras en que la civilización nos ayuda a superar esa limitación en la extensión del conocimiento individual consiste en superar la ignorancia no mediante la adquisición de un mayor conocimiento, sino mediante la utilización del conocimiento que ya existe ampliamente disperso”.

La iliquidez fiscal se ha vuelto permanente y los principales indicadores sociales y económicos son están en la ruina. La economía ecuatoriana requiere políticas de reactivación para salir del actual estancamiento, necesita producir y crecer, generar empleo productivo y reducir pobreza,  para por esa vía y no con más impuestos, ampliar la recaudación tributaria.

 

 

Noviembre 22 de 2019