Opinión

Pan y circo…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Aquellas anécdotas de cuya autoría se ligan a los emperadores romanos, de mantener distraído al pueblo con circo y entretenimientos, y algo de comida para medio llenar los estómagos escuálidos, de los marginados y carenciados, para evitar rebeliones, protestas, motines, alzamientos y hasta revoluciones…, parece que los burgomaestres criollos y hasta muchos expresidentes y presidentes en funciones, ejecutan con extremada habilidad estás tareas…al punto que muchos alcaldes, gobernadores, Prefectos, presidentes, han sido enjuiciados, otros prófugos, y algunos cínicos se pasean por el estado de impunidad y corrupción que vivimos, y el pueblo no se inmuta, le resbala, está vacunado con la indiferencia ante tantos crímenes y fechorías…

Viene Maluma, el Meco Ricky, la voluptuosa vieja decrepita de Madonna, la sensual Shakira, y el pueblo cuenta los días, prepara el esqueleto para bailar, gozar, divertirse… olvidarse de sus penas y miserias, aunque los fondos que pagarán el espectáculo sirvan para unas pocas horas, enriquezcan a los cantantes y organizadores, y mañana el chuchaqui, nos provoquen enormes dolores de cabeza, o del evento amanezcan muertos y heridos…

Así mismo sucede con los kits de alimentos, muchas veces donados por la empresa privada pero facturados sin ninguna auditoría forense, por parte de Contraloría, y sus organizadores felices y satisfechos por darle migajas nuevamente a los pobres, pero luego para bañarse con las élites: «cena de gala en el Club de la Unión, o cena con el cuerpo diplomático» integrado por cuatro viejos mamarrachos, borrachos y degenerados, salvo honrosas excepciones, y todos felices, porque también se invitaron a los mafiosos dueños de algunos medios de comunicación…

¿Cuándo abriremos los ojos y pondremos a funcionar el cerebro? Nadie lo sabe porque no estamos en las páginas amarillas.

Semper Fi.