Opinión

PAN PARA HOY, HAMBRE PARA MAÑANA.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

Desde éste espacio de opinión, hace aproximadamente unos ocho meses, he comentado que el país es víctima de las multinacionales empresas del terror, narcoterrorismo, violencia y destrucción de un sistema democrático al que quieren sacar de ésta parte del mundo para imponernos los gobiernos casi dictatoriales o de extrema izquierda como los actuales: México, Cuba, Nicaragua, Venezuela, Bolivia y a los recientemente incorporados de Argentina, Chile, Perú, Colombia y, muy próximo se reincorporará Brasil.

Las directrices las mentalizan y financian los grupos de los siniestros y diabólicos del Foro de Sao Paulo, el de Puebla, ahora con el membrete de Progresistas, piensan arrasar con los países que le faltan en corto tiempo.

El objetivo es perfectamente claro y se reduce a que intentarán convertirnos en otro narcoestado corrompiendo lo que les falta de corromper.

Nuestro país pudo ser un lunar en esta parte del planeta y millones que CREÍMOS que LASSOLUCIÓN era el camino ideal, pero nos dimos cuenta tarde que, por falta de experiencia, decisiones erradas y no satisfactorias que resultaron ser un soberano fracaso; la mayoría nos arrepentimos.

Para llevar a efecto sus diabólicos intereses recurren al Indigenado adiestrado por mercenarios de la misma calaña, pero son tan cobardes que en la primera línea del frente de avanzada sacrifican a las mujeres y niños.

No es recomendable poner todos los huevos en una sola canasta, como tampoco es normal entregar todos los puntos exigidos de un solo golpe, al poco tiempo de entregar todo, en un corto periodo con una ligera tregua pedirán más empezando por la renuncia del presidente.

CONTINUARÁ MAÑANA…