Opinión

Pan para hoy, hambre para mañana

Antonio Aguirre M.

antonioxaguirre@gmail.com

Con profunda preocupación como humano, consideró que una de los males que afecta a la economía nacional son los populistas “subsidios”, que según su definición, es aquella ayuda o auxilió económico extraordinario que es concedido por un organismo oficial.

El fondo en sí no es malo y hay algunos que son irremplazables como el de invalidez, desempleo, de tercera edad, enfermedad y algunos otros, que se pueden considerar humanitarios y solidarios.

Por otro lado, hay subsidios que durante el último medio siglo han sangrado la economía nacional y no ha mejorado la calidad de vida de los beneficiados, para citar algunos ejemplos: la gasolina, el gas, la luz ,el agua, el teléfono, el bono de la pobreza y algunos más, los que sí han mejorado sus economías son los que han usufructuado traficando o robando los rubros subsidiados.

Alguna oportunidad vi un informe que el mayor beneficiado del bono solidario eran las empresas telefónicas, que en un alto porcentaje captaban ese dinero en servicio a los usuarios.

Haciendo un cálculo a la ligera, los valores subsidiados, los últimos cincuenta años podrían llegar a duplicar la actual deuda interna y externa, pero los demagogos, populistas, oportunistas siguen ofreciendo como baratillo de ofertas más subsidios a cambio de votos.

De todas las crisis se sale aumentando la producción, generando trabajo, buscando mercados internacionales para nuestros productos de exportación, lo más importante decapitar la corrupción y los subsidios innecesarios. Nuestro país tiene condiciones favorables de producción con un respaldo de la moneda más sólida del planeta, que esta última década perdida, con los multimillonarios ingresos en moneda dura, no los supieron aprovechar.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.