Ciencia

Pakistán experimenta un gran descenso de los casos de polio

Pakistán, el único país del mundo junto a Nigeria y Afganistán donde la enfermedad es endémica, registró 306 casos de polio en 2014, la cifra más alta en casi dos décadas.

ISLAMABAD. Los casos de polio han experimentado un gran descenso en Pakistán, con 24 infecciones en lo que va de año frente a las 84 contabilizadas en el mismo periodo de 2014, gracias a la mejora de la seguridad en áreas tribales del noroeste del país donde el Ejército lanzó una operación militar.

“Hemos tenido acceso a zonas a las que antes nuestros equipos no podían llegar y vacunar a los niños por la oposición de los grupos insurgentes. Nuestros trabajadores estaban siendo asesinados”, dijo hoy a Efe la portavoz del Ministerio paquistaní de Salud Saira Afzal Tarrar.

La portavoz indicó que la seguridad es ahora mejor en las zonas de Waziristan del Norte y en la vecina región de Jyber donde el Ejército lanzó una ofensiva en junio del año pasado contra los insurgentes.

Además, muchas familias se vieron obligadas a abandonar esas áreas e ir a zonas seguras, un hecho que aprovecharon los equipos sanitarios para vacunar a niños.

Pakistán, el único país del mundo junto a Nigeria y Afganistán donde la enfermedad es endémica, registró 306 casos de polio en 2014, la cifra más alta en casi dos décadas.

Los ataques armados de grupos integristas contra vacunadores y sus escoltas son comunes en todo Pakistán con al menos 65 muertos desde 2012 y suponen el principal obstáculo para la lucha contra la polio en el país asiático.

Aunque los talibanes no suelen reivindicar estas acciones, grupos afines a ellos y con base en el cinturón tribal fronterizo con Afganistán empezaron en 2012 a cometer ataques armados contra los trabajadores sanitarios.

Entre otros argumentos, los integristas alegan que la campaña contra la polio forma parte de un complot occidental para esterilizar a los musulmanes y que los vacunadores trabajan como espías para la CIA. (Efe/ La Nación)