Opinión

PAÍS DEL ENCUENTRO

POR: ERNESTO VERNAZA TRUJILLO/ Guayaquil

Con el título de “Mujer Gana el derecho a Masturbarse en el Trabajo” en abril de 2011 un periódico de Brasil, relataba la peculiar afección de una mujer de 36 años que padecía “compulsión orgásmica”, fruto de una alteración química en su corteza cerebral.

Tras una batalla legal de 2 años, la chica obtuvo el reconocimiento del Ministerio del Trabajo para poder desahogarse en horarios laborales con los intervalos correspondientes. Los turnos se fijaron en 2 horas de trabajo seguidos por 15 minutos para atender sus apremios.

Por su parte, el doctor Antonino Jurenski, Juez Laboral de la ciudad de Vila Vella concedió a la mujer el derecho a utilizar la computadora de la oficina viendo las imágenes eróticas necesarias para mitigar su ansiedad.

Poco después, otro rotativo desenmascara la falsedad de la noticia con el titular de: “LA FALSA MASTURBADORA DE VILA VELLA”. Se descubrió así, que la noticia de marras era, claro, un bulo, procediéndose a aclarar que:

1.- No existe disposición legal alguna para atender esa clase de trastorno.

2- No existe ningún Juzgado del Trabajo en Vila Vella.

3.- Tampoco existe ningún juez Jurenski; y 4.- Sería absurdo que un juez laboral incurriese en tal abuso de poder e inconstitucionalidad a menos que hubiese sido nombrado por el consejo de la judicatura ecuatoriano o este impartiendo justicia en Manglaralto.

Y así como hay engaños y absurdos que pueden pasar por verdaderos, también hay noticias ciertas que podrían pasar por enormes ficciones debido a la cantidad de estupideces que contienen. Tal es el caso de un malandrín de alta gama y bajo pelo comprando su pactada libertad.

Siguiendo el principio ecuménico que no se debe atribuir a la maldad lo que puede ser perfectamente explicado por la estupidez, muchos periodistas y abogados, han analizado las memorables barrabasadas cometidas por tres funcionarios del gobierno que fueron a contribuir expresamente con un acto a todas luces corrupto.

Participaron es la pantomima el delegado de la SNAI Alexis Vásconez, de la Policía Nacional Jorge Comasisin y Ministerio de Gobierno Iván Pozo, fueron ratificados en sus puestos, felicitado por su elocuente mudez y subido el sueldo por cumplir su deber.

El Juez de la causa merece un capítulo especial, no tardará en ser ascendido por sus deméritos, hasta incluso llegar a un destacado puesto en la Corte Nacional o en el Consejo de la Judicatura, donde encontrará raleas de su misma estirpe y valores morales.

No se hagan ilusiones respecto a la celeridad del caso, el juez tardará hasta fin de año en enviar el proceso a sus superiores, luego la Corte Provincial tardará otro año más en resolver, lo hará por supuesto confirmando la ignominia, la corrupción y el desenfreno.

Lo ocurrido es parte del plan de gobierno de acabar con la corrupción, recuperar lo robado, llegar hasta las últimas consecuencias y hacer de este país el del encuentro… con Correa.