Economía

Pago de los $55 del Bono de Desarrollo Humano comienza desde este 1 de julio

Como parte de la respuesta al paro del movimiento indígena, el Gobierno acordó aumentar la transferencia directa por esa ayuda social de $50 a $55 mensuales.

Desde ayer, viernes 1 de julio, más de 1 millón de familias empezarán a recibir el Bono de Desarrollo Humano (BDH y BDHV) con el incremento a $55.

Según un comunicado del Ministerio de Inclusión Económica y Social, los beneficiarios son núcleos familiares en situación de pobreza y pobreza extrema, la mayoría de ellos con madres jefas de hogar. Este servirá para contribuir a mejorar su calidad de vida y su bienestar.

El aumento, que es parte de las medidas tomadas por el Gobierno como respuesta a las protestas indígenas, representa desde julio a diciembre una inversión adicional de más de $30 millones, y para los años siguientes de más de $60 millones.

El cobro de este bono con su incremento se reflejará en las cuentas de los beneficiarios que han optado por este medio o podrán retirarlo en ventanilla presentando su cédula de identidad, los días estipulados, de acuerdo al último dígito de su cédula. Es decir, si termina en 1 podrán cobrarlo los días 1, 11 y 21 de cada mes.

“Seguimos invirtiendo en el bienestar de los ecuatorianos porque la política social es nuestra prioridad”, precisó el ministro de Inclusión Económica y Social, Esteban Bernal.

Norma Encalada, beneficiaria del incremento del Bono de Desarrollo en Azuay, asegura que este es muy significativo para ella porque le sirve principalmente para comprar alimentos y artículos de primera necesidad para sus hijos. “Este incremento en el bono nos ayuda para otros gastos extras y sobre todo ayuda mucho a los que más necesitamos”, explicó.

De igual forma opina Katherine Armijo, oriunda de El Oro y favorecida con el aumento, quien indica que: “Es una noticia muy bonita porque nos ayudan, especialmente, a las personas de bajos recursos. Nos satisface mucho que nos hayan incrementado este apoyo para los gastos que demandan mantener un hogar”.

Los diferentes bonos y pensiones son mecanismos de inclusión económica que contribuyen a la protección social de la población vulnerable en situación de pobreza y pobreza extrema. En junio de 2022, 1’438.274 familias ecuatorianas se benefician de este tipo de apoyos estatales con una inversión de más de $1.250 millones. Este momento se suma a los más de $14.000 millones que ya se destina al gasto social ampliado. (JS)

 

 

Diario La Hora