Opinión

¿PACÍFICO?

Henry Silva Viteri/Guayaquil

Pacífico el océano bautizado así por Vasco Núñez de Balboa, pero lo que están haciendo los indígenas capitaneados por Leónidas “Atahualpa” Iza es todo lo contrario, aunque su visceral cerebro les hace decir todo lo contrario. De parte del gobierno no estamos recibiendo información de lo que está ocurriendo, parece que para el Gobierno del Encuentro no está pasando nada, nos enteramos de las barbaridades que están cometiendo a través de periódicos, radio, televisión y redes sociales.

Leónidas “Atahualpa” Iza en sus sueños de perro cree que es el Sapa Inca y él no es nada más que parte de un grupo de mitimaes, que en el imperio inca fueron pobladores que los llevaban a otras regiones con sus familias y bajo el mando de sus jefes étnicos eran asentados en otros territorios para que cumplas labores que los incas le asignaban. Ahora este revoltoso busca desestabilizar al país violando las leyes.

Hemos oído con rabia como estos desadaptados se llenan la boca diciendo que tienen el derecho a la protesta, es verdad ese derecho está en la Constitución, pero no tienen derecho de atentar contra la libertad del 97% de los ecuatorianos que tenemos que movilizarnos, trabajar y tener la seguridad que no seremos agredidos por una minoría que no representa a nadie, ni a ellos mismos.

Desde el día 13 de junio que se inició este movimiento financiado por la delincuencia organizada el señor Lasso ha perdido el tiempo invitando al diálogo a “Atahualpa” Iza y a su banda delincuencial, y la respuesta de este indígena mitimae ha sido que no hay diálogo hasta que el gobierno no acepte los 10 puntos que según los intestinos que tiene en la cabeza le dicen que es lo que los ecuatorianos necesitamos y él es el salvador.

“Atahualpa” Iza y los indígenas que lo acompañan son como las terminas, no buscan bienestar sino carcomer a la sociedad para que impere el caos y el desorden, están minando la democracia al declarar que no quieren diálogo sin “TUMBAR A LASSO”, por supuesto una vez tumbado Lasso y su vicepresidente ocuparía la presidencia otro vendido de Pachakutik, Virgilio Saquicela, quien una vez posesionado acataría las órdenes de los borregos verde flex de UNES y regresaría al Ecuador el amnistiado Mameluco Correa.

Los “antroístas” encabezados por Virgilio Saquicela se reunirán en el Antro a las 17:15 para tratar la revocatoria al decreto Ejecutivo con el que el gobierno decretó el Estado de excepción, la propuesta fue hecha por el borrego verde flex Juan Cristóbal Lloret y la indígena “rebelde” Mireya Pazmiño, estos asalariados de la delincuencia organizada justifican esto diciendo:

“En democracia y de cara a una legítima protesta social, lo último que se cierra son las puertas de la Asamblea” autor de esta hipocresía es el borrego verde flex Lloret, olvidándose que su patrón el prófugo de la justicia innombrable no respetó nada ni a nadie, es vergonzoso oír a dirigentes políticos justificar los desmanes que cometen los desadaptados “piñas” o “piña kunas” que eran los esclavos de los incas entre estos estuvieron los Cayambes, los Cañaris, los Quitus entre otros.

Iza no es Sapa Inca, es Sapo Inca que envía a sus esclavos a cometer desmanes y el “pobrecito” es el perseguido por el gobierno, oí a la indígena Lourdes Tibán defender al Sapo Inca, pobrecito él que se preocupa por los ecuatorianos, él que busca el bienestar de todos bloqueando carreteras, amenazando a empresas, tomándose edificios públicos, amenazando con dejar sin agua a ciudades, a negarse a dialogar si no le aceptan sus 10 puntos, a amenazar con tomarse Quito y Guayaquil.

Ya es demasiado, y que vemos, que los militares retroceden ante el avance de esa minoría de desadaptados, que mientras los indígenas virulentos cierran carreteras e ingresan a Quito para prepararse a atentar contra la ciudad el presidente Lasso está almorzando con los jefes militares celebrando el día del padre.

Ya es hora señor Lasso que asuma el liderazgo y frene tanto desorden, ojalá esto no se prolongue hasta la toma de posesión de Gustavo Petro y se vaya de paseo mientras el Ecuador se sume en el caos.