Opinión

P. MARTÍNEZ Y L. TERAN,  ENREDARÍAN MÁS A CORREA Y SU PANDILLA

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

Mañana y pasado rendirán su declaración en la Corte Nacional de Justicia y con mucha posibilidad se harán conocer más novedades de la estructura delincuencial que recibía  dinero de contratistas a cambio de contratos con el Estado, las dos féminas ya están vinculadas por cohecho, asociación ilícita y tráfico de influencias y una raya más si le hará daño al tigre prófugo, con ellas ya son veinte y seis personas hasta ahora que formaban parte del sistema delincuencial que saqueó el país en una década perniciosa.

Se podría considerar que operaban como  una especie de caja chica oculta, que financiaba las operaciones ilegales y las movilizaciones de  Alianza País y su Revolución Ciudadana.

La organización era tal cual como las bandas mafiosas operan y nunca pensaron que la cuerda se rompería por la intervención de dos  señoras que tuvieron la diligencia de apuntar en cuadernos y sus computadoras los  movimientos de las pillerías.

Todavía falta mucha tela por cortar,  en pocos días más se conocerá de otro personal corrupto que también está  implicado y que hasta ahora han logrado escabullirse del peso de la justicia, que ante tanta evidencia se caerá por su propio peso.

No hay crimen perfecto y como es conocido,  la lenta justicia tarda, pero algún día llega y castiga a los que se merecen, que en éste caso podría  llegarían hasta las más  altas autoridades del país durante la tristemente célebre Revolución Socialista del Siglo XXI.