Ciencia

¡¡¡¡Ouch, estreñimiento!!!!

 Es una afección que se define con mayor frecuencia como el hecho de tener una deposición menos de tres veces a la semana.

ESPAÑA. Generalmente está asociada con heces duras o difíciles de evacuar. Usted puede presentar dolor mientras se evacuan las heces o puede ser incapaz de tener una deposición después de hacer fuerza o pujar durante más de 10 minutos.

 Los bebés que se alimentan exclusivamente de la leche materna pueden pasar 7 días sin tener una deposición. La frecuencia normal varía de una persona a otra. Un promedio es de tres veces al día a tres veces a la semana.

También puede considerarse estreñimiento cuando una persona pasa de una frecuencia mayor a otra menor. Los patrones normales de las deposiciones varían ampliamente de una persona a otra y es probable que uno no tenga una deposición todos los días.

Mientras algunas personas saludables presentan heces constantemente blandas o casi líquidas, otras tienen heces invariablemente firmes, pero sin dificultad para evacuarlas.

Entre las posibles causas tenemos: no beber suficientes líquidos, la inactividad física, permanecer en la cama, no comer suficiente fibra, el consumo de ciertos medicamentos, no acudir al baño cuando siente deseos, el uso de laxantes, entre otras.

 El estreñimiento es muy frecuente durante el embarazo, en personas de edad avanzada, cuando se producen cambios en las costumbres (viajes, alimentos, horarios, etc.) y en situaciones de cansancio, nerviosismo o poca actividad física.

Otras causas de estreñimiento pueden ser: cáncer de colon, enfermedades intestinales como el síndrome del intestino irritable, embarazo, hipotiroidismo, trastornos de salud mental, trastornos y enfermedades neurológicas y uso de ciertos medicamentos.

El estreñimiento en los niños con frecuencia se presenta si ellos retienen las deposiciones cuando no están listos para el entrenamiento en el control de esfínteres o le temen a esto.

Tome todos los días verduras (preferentemente crudas), fruta con piel, hortalizas y pan integral. Esta alimentación es rica en fibra y ayuda a retener agua y tener heces más fluidas.

Beba abundantes líquidos, al menos 1,5 litros (8 vasos) al día. Los líquidos pueden incluir agua, zumos, sopa, té y otras bebidas.

 Eduque al intestino: no reprima nunca la necesidad de evacuación, vaya al baño cuando sienta ganas. Habitúese a ir a la misma hora, procurando ir con tiempo suficiente y sin prisas. Algunas personas se benefician de ir después de una comida. (Internet/ La Nación)