Opinión

Óscares controversiales

Nicole Osuna

cno463@mail.missouri.edu

@nicoleeosuna

Los Óscares de este año generaron controversia por la notoria ausencia de diversidad racial desde el momento que las nominaciones fueron anunciadas. Por tanto, no sorprende que los espectadores estuviesen ansiosos por la ceremonia y, muy especialmente, por cómo iba a lidiar la Academia con el delicado tema.

Convocar al comediante Chris Rock para que haga de anfitrión del evento fue considerado por muchos como una decisión algo arriesgada dada la tendencia de Rock por ser quizás demasiado directo y brutal en sus chistes. No obstante, cumplió con su papel abordando la controversia de una manera que podría calificarse como “muy ingeniosa”.

Desde el discurso de apertura, la audiencia pudo apreciar que el tema de la diversidad racial iba a ser central en la ceremonia. Con su línea: “Estoy aquí en los Óscares, también conocidos como los premios blancos” logró hacer que los presentes se relajaran un poco respecto al tema, lo cual fue evidente por los aplausos y risas recibidos.

Los clips con la veterana de Hollywood, Whoopi goldberg, en los cuales introducían a actores de raza negra en las películas nominadas de este año fue una inteligente sátira de como los grandes roles en Hollywood van a parar a manos de actores de raza blanca.

Su línea afirmando que el racismo de Hollywood es como el que existe en las fraternidades de las universidades americanas fue quizá una de las mejores frases de la noche. No solo lanzó una dura crítica a la industria cinematográfica al afirmar que efectivamente es racista sino que adicionalmente, los criticó de ser, hasta cierto punto, hipócritas o no frontales con su racismo.

Pero aparte de la controversia del racismo, lo cual sin duda es reflejo del ambiente general que se vive en Estados Unidos actualmente, otros temas también salieron a relucir en la ceremonia.

Leonardo DiCaprio abordó el tema del cambio climático con su discurso de aceptación provocando los aplausos del público. El filme “Spotlight” expuso los escándalos de pedofilia del Vaticano y realzó el poder del periodismo investigativo. En su discurso de aceptación, Sam Smith dedicó su galardón a la comunidad LGBT. Lady Gaga y el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, echaron luz sobre el tan vigente tema de las violaciones en universidades americanas. Incluso, se habló de manera indirecta sobre las campañas presidenciales (“weirdo billionaires”) en el discurso de aceptación del mejor guion adaptado.

Sin duda alguna, estos Óscares dieron mucho de qué hablar. Abordando temas vigentes y controversiales en el país, la ceremonia de este año logró probar como la industria cinematográfica y, el arte en general, como productos culturales son reflejo y portavoz de lo que se vive en la sociedad.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.