Actualidad

Oposición preparada para el paro nacional

Los marchantes exigen el archivo de las enmiendas constitucionales que se discuten en la Asamblea Nacional y que plantean la reelección indefinida.

GUAYAQUIL. Con el permiso de la Pachamama, cosmogonía de los pueblos andinos, los indígenas catalogaron el levantamiento y paro nacional como indefinido, en protesta contra el régimen del presidente Rafael Correa, mientras que el oficialismo anunció la defensa de la democracia y advirtió de supuestos fines desestabilizadores.

Mesías Tatamuez, presidente nacional de la Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Clasistas Unitarias de Trabajadores (Cedocut), dijo que el levantamiento indígena y paro nacional son acciones constitucionales. “Nos preocupa que la derecha politiquera quiera sacar ventaja de nuestra movilización. El pueblo ecuatoriano perdió el miedo y por eso y por sus derechos están en las calles”.

A su vez, los dirigentes criticaron que Correa haya decidido salir del país a Surinam a horas del paro nacional. “Hay temor en el gobierno”, dijeron. También resaltaron que, a diferencia del levantamiento de los años noventa, este no era únicamente indígena sino también de la población mestiza.

Según Jorge Herrera, de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), desde el inicio de la marcha hace 10 días ya han participado alrededor de 100 000 personas que se unieron poco a poco en sus localidades en provincias como Cotopaxi, Azuay, Zamora Chinchipe, Chimborazo, Tungurahua.

Mientras que Antonio Vargas, expresidente de la Conaie, advirtió que el movimiento indígena no está dividido y afirmó que “ciertos dirigentes por interés político hacen parecer que está dividido. Nosotros no compartimos criterios de ciertos líderes, no estamos divididos, estamos unidos y lo vamos a demostrar”, expresó.

Otra que respalda el paro nacional es la asambleísta nacional, Cynthia Viteri, del Movimiento Madera de Guerrero-PSC, quien aprovechó a decir que el presidente Rafael Correa pretende aferrarse al poder de manera perpetua. “Han asaltado la Función Judicial, los organismos de control, en manos de sumisos e incondicionales que silencian atracos o justifican las dolosas actuaciones de funcionarios, porque responden al poder absoluto de una sola persona”, dijo la asambleísta.

Esa marcha, de indígenas y trabajadores -dijo Viteri-, es el campanazo de alerta para todos los ecuatorianos, es una invitación al despertar el letargo cívico en que muchos compatriotas han caído. “Los que avanzan por caminos y cerros han sacudido la conciencia del país y han demostrado que es posible enfrentar el abuso sin miedo a las amenazas y los insultos que sistemáticamente lanza el presidente y sus incondicionales”. (DO/La Nación)