Opinión

Opinión sobre el Arte

Por: Tony Cedeño/Portoviejo

 

“Todos tenemos una reserva de fuerza interior insospechada, que surge cuando la vida nos pone a prueba”. – Isabel Allende

 Como el tiempo y como el amor ambos gradúan la realidad, una realidad legada a nosotros como fin último y primero con proporciones terrenas en proporciones de infinito, todo lo citado enmarcado en un destino que nos debe asombrar a cada minuto mismo que, ante los largos caminos que parecen interminables estos se constituyen en nuestras experiencias que toman el cuerpo de las dunas del desierto, o como el mar su proporción, como altos muros que parecen infranqueables, o alturas que se sienten como inconquistables, lo expuesto tiene un propósito en el porqué es necesario cierto sufrimiento para asimilar lo valioso de la vida en un proceso lleno de aprendizajes que fortalecerán nuestro carácter, nuestra concepción, nuestras perspectivas y nuestra cosmovisión.

Ante este milagro divino y a la vez palpable en todo lo que nos rodea, se nutre de gran belleza el ser humano siendo en proporción bendecido, nacido en un ambiente de buena fortuna que muchas veces no valora. Lo son sus ideales y sus relaciones con el propósito de “Ser” en el sentido de gozar de su libertad inviolable. Definido como legislador y legislado, todo el entorno donde habita necesita de un testimonio que lo presente perdurable para ser imitado en sus conceptos, de ello, sus relaciones sociales necesitan de concilios frecuentes entre un individuo y otro.

De este ambiente fluye su lenguaje como conductor comunicativo donde su presencia necesita de lo esencial del léxico su tesitura misma que no puede apartarse de su pulcritud oral y escrita. En razón de estos conceptos, banalidades se encuentran en el presente que, para mi opinión, inermes son las modas que atentan contra la cultura. Diseñada está en una belleza inmutable no puede permitirse ser degradada por inclinaciones que cosifican a la especie que, derruida, avanza a pasos agigantados hacia un vacío donde la esencia del ser humano seguirá perdiendo credibilidad entre las frías neblinas del olvido bajo los tópicos de un enorme desamparo.

En este hilo, la ambición estilista en el arte puro dista en mucho de lo absurdo de un sistema donde mora indeclinable la sinrazón, el narcisismo, el sexo en desenfreno, y todo aquello corruptible donde el hierro impone su fuerza con actos plagados de injusticias. Por ende, el arte es belleza, es reflexión, es introspección, es diálogo, es esencia, es conectividad entre el alma, el corazón y el espíritu.

El arte es conocernos en otros y, a través de ellos, reaprender lo aprendido aplicando visión y ética. Porque el arte tiene el poder de dejar huellas imborrables, por ello, como el amor, nunca fenece, ni fenecerá.

Me quedo como eterno aprendiz, asiduo lector y practicante de lo poético, de igual manera, me quedo en la novela, en la fábula, en el cuento, en el ensayo, en la crítica constructiva que enseña y edifica, en lo dramaturgo, en el buen cine, en la fotografía, en la belleza pictórica, en lo musical de la ópera donde sus instrumentos legislan, donde el sentido de la vida gira en lo creativo función que no puede desterrar una juventud expuesta a vicios que irrumpen en su visión como herederos del futuro. Cuidar de ellos su fragilidad es un deber del mundo, así como lo es cuidar de las especies y la naturaleza, ellos también son frágiles y con esa fragilidad nos proveen el sustento.

P.d.

Desde que nacemos miramos a los ojos y balbuceamos, unimos los dedos mientras las manos desean empuñar todo aquello que está cerca. Hay algo tan valioso como un abrazo, ese abrazo que quizá no has dado, ese abrazo que espera tu retorno, ese abrazo que navega en tu conciencia porque todo aquello que nos conmueve y que atesoramos se llena de momentos. Hoy es un buen día para sonreír. Todo llega y seguro lo mejor tocará tu puerta.

Les deseo una feliz Navidad

Con afecto, un servidor.

Dios les bendiga.