Internacional

ONU pone modestas esperanzas en promesas sobre clima para cumbre París 2015

La meta de largo plazo es reducir la emisión de gases que producen el efecto invernadero a cero para el 2021, un objetivo que significará dejar tres cuartos del combustible fósil sin explotar.

Las promesas gubernamentales que se harían en 2015 para recortar los crecientes gases de efecto invernadero en el mundo serán muy débiles para evitar lo peor del calentamiento global y son sólo parte de un largo camino para llegar a un acuerdo sobre medidas mucho más profundas, dijo la ONU.

La Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Christiana Figueres, dijo en el marco de las conversaciones de 190 naciones en Lima para frenar el calentamiento global, que era poco realista esperar una solución milagrosa en una cumbre de la ONU en París dentro de un año.

Los gobiernos acordaron en el 2010 un objetivo de largo plazo para limitar el calentamiento global a 2 grados centígrados (3,6 grados Fahrenheit) por encima de la época preindustrial para evitar lo peor de olas de calor, inundaciones, desertificación y un aumento del nivel del mar.

“Ya sabemos, porque tenemos una idea bastante clara de lo que los países pueden hacer en el corto plazo, que la suma total de los esfuerzos (en París) no podrá ponernos en el camino a los 2 grados”, dijo.

“No vamos a llegar con el acuerdo de París. Vamos a llegar con el tiempo”, agregó.

El ánimo durante las conversaciones en Lima está lejos del que había antes de la cumbre de Copenhague en 2009, cuando los Gobiernos no consiguieron alcanzar un acuerdo climático. En ese entonces, muchos países tenían expectativas de un nuevo tratado amplio.

Figueres dice que las esperanzas son esta vez más modestas. “No se trata de golpear a la gente en la cabeza y decir ‘ahora tenemos una solución milagrosa al cambio climático'”, dijo.

La funcionaria predijo que esta vez se puede conseguir un acuerdo, en parte porque los principales emisores China, Estados Unidos y la Unión Europea- ya han fijado metas para limitar sus emisiones más allá del 2020.(Reuters/ La Nación)