Internacional

OCDE afirma que argentina está «mejor» frente a la corrupción desde Macri

El organismo ya había anticipado que Argentina sería evaluada nuevamente en estos aspectos a finales de 2016.

BUENOS AIRES. Representantes del Grupo de Trabajo sobre el Soborno de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) se reunieron hoy con ministros argentinos para discutir las medidas anticorrupción implementadas desde la asunción de Mauricio Macri y afirmaron que argentina está «mejor» que antes.

En una comparecencia de prensa junto a la canciller argentina, Susana Malcorra, y al ministro de Justicia argentino, Germán Garavano, el presidente del Grupo de Trabajo de la OCDE, Drago Kos, afirmó que «ahora la situación se ve mejor que hace unos años» y que esperan «que el próximo año luzca incluso mejor que hoy».

«Tras dos días de reuniones, nuestra impresión es que luchar contra la corrupción realmente es una prioridad para el Gobierno», consideró Kos, quien anunció que enviarán otra misión técnica en octubre de 2016.

El presidente del Grupo de Trabajo apuntó que la lucha contra la corrupción debe ser un «proyecto nacional» y no solo del Gobierno, por lo que también tiene que involucrar al resto de partidos, a la sociedad civil y al sector privado, pero que desde la OCDE son «optimistas» respecto a Argentina.

«Argentina tuvo un periodo de más de diez años donde cada vez se fueron degradando más las instituciones y no tuvieron prácticamente respuesta frente a determinadas denuncias de corrupción que sensibilizaron a toda la población», dijo a Efe el ministro de Justicia.

Para Garavano, las «garantías que ha dado este nuevo Gobierno» han generado ya «una reacción del sistema judicial» aunque existe «un problema como sociedad en el fondo» y es necesario «generar una nueva cultura».

Respecto a los hechos de corrupción, «el empresariado» ha sido muchas veces «cómplice» de los «funcionarios que han cometido delitos» y, por ello, desde la Oficina Anticorrupción se está trabajando en concienciar a las cámaras empresariales para vean que la situación «ha cambiado» y que hay un «modo diferente de relacionarse con el Estado», indicó el ministro.

«Lamentablemente hoy la corrupción se ha demostrado como un problema global», consideró el ministro, antes de explicar que hay que trabajar, por un lado, en mejorar las herramientas penales y, por otro, en promover un cambio cultural.

Por su parte, la canciller enfatizó que «es importante ser parte de sistemas internacionales que fijan varas altas» para lograr una «Argentina distinta» donde «la corrupción ya o sea un problema central de la funcionalidad o disfuncionalidad del país».

De entre las medidas implementadas por el Gobierno que asumió el pasado diciembre, en la comparecencia se destacaron la batería de leyes anticorrupción y el programa Justicia 2020, para reforma del sistema judicial.

La visita oficial del equipo de la OCDE arrancó este martes con reuniones de carácter técnico.

En diciembre de 2014, cuando Argentina estaba gobernada por Cristina Fernández (2007-2015), el Grupo de Trabajo sobre el Soborno en las transacciones internacionales había manifestado su preocupación respecto de la aplicación en Argentina del Convención de la OCDE contra el Soborno y puso en duda el compromiso del país suramericano en la lucha contra los actos de cohecho.

Entre otras cosas, cuestionó el hecho de que Argentina no tuviera una ley para castigar a empresas y ciudadanos que cometieran delitos de cohecho en el extranjero.

Por entonces, el organismo ya había anticipado que Argentina sería evaluada nuevamente en estos aspectos a finales de 2016. (EFE/La Nación)