Opinión

Objetivo de los criminales

Augusto Hidalgo Zambrano/Guayaquil

El derecho internacional humanitario no determina si un Estado tiene o no derecho a recurrir al uso de la fuerza.

El presidente de la República del Ecuador declaró, que estamos en, un conflicto armado interno, contra los grupos del crimen organizado transnacional, identificó a 21 como organizaciones terroristas y actores no estatales; seguidamente, el Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas declaró que estos grupos son “objetivos militares”.

Estos grupos, al sentir la presión militar, producen videos llamando a la paz; sin embargo, siguen actuando contra la vida de funcionarios del Estado y población. En peligro están el presidente de la República, los secretarios del área de seguridad, el jefe del Comando Conjunto, el comandante general de la Policía, por consiguiente, todos los militares y policías y ciudadanos.

Las FF. AA. y Policía Nacional, están capturando a miembros de las organizaciones criminales, quienes no se enfrentan usando sus armas. Esto ocasiona un incremento de detenidos, que deben ser procesados y encarcelados. ¿Habrá suficientes fiscales y jueces? Lo que es cierto es que el sistema carcelario es reducido y con muchos problemas de corrupción.

Es notorio en las últimas horas que estas organizaciones han focalizado sus acciones criminales sobre funcionarios del sistema judicial, los fiscales son objetivos principales, debido a que, deben reunir pruebas para acusarlos e iniciar un proceso legal para que sean sancionados por los jueces, también, pasan a ser objetivos.

Esta guerra interna es un fenómeno que va evolucionando, con incertidumbre. Están abonando a favor de las organizaciones criminales, unos aparecidos, eruditos, en el derecho internacional humanitario y derechos humanos, desde varios sectores. Son personas preparadas en aulas que, se han aprehendido de memoria documentos y leyes internacionales y las exponen ante los medios de comunicación, como si fueran colegiales dando una lección oral. Seguramente, el crimen todavía no los embiste, ni a un familiar; ojalá no suceda.

Es importante difundir que el derecho internacional humanitario, ni ninguna ley internacional determina: si un Estado tiene o no tiene derecho a recurrir a la fuerza. Así, en Ecuador el joven presidente tomó la responsabilidad de conducir políticamente el conflicto armado interno y el Jefe del Comando Conjunto la conducción militar del conflicto, para preservar la soberanía e integridad nacional.

El presidente de Argentina y su gobierno tomó la decisión política y expulsó a la esposa y familia del líder de los choneros, Fito, demostrando la solidaridad y unidad que debemos tener los países de la región suramericana, para no permitir que miembros de organizaciones del crimen organizado transnacional, tengan un refugio seguro, y nos les alcance la ley.

Saludamos a los presidentes, con decisión política de no dar apoyo a quienes huyen de la ley. Ojalá, México como país Latinoamericano se uniera a la región.

Las organizaciones terroristas y actores no estatales son objetivos militares de nuestro Estado; y los funcionarios del Estado son objetivos de los criminales. Nuestra nación prevalecerá