Internacional

Obama, dispuesto a trabajar con Rusia e Irán para poner fin a conflicto Siria

Obama, quien habló ante la Asamblea General de la ONU, describió a Assad como un tirano y el responsable de una guerra civil que ha dejado más de 200.000 muertos y millones de desplazados.

NACIONES UNIDAS. Estados Unidos tiene la voluntad de trabajar junto a Irán y Rusia para solucionar el conflicto en Siria, dijo el lunes el presidente Barack Obama, quien sin embargo insistió en que no habrá una vuelta al status quo bajo el líder Bashar al-Assad.

Obama, quien habló ante la Asamblea General de la ONU, describió a Assad como un tirano y el responsable de una guerra civil que ha dejado más de 200.000 muertos y millones de desplazados.

Pero Obama no pidió explícitamente por la salida de Assad del poder y sugirió que podría haber una “transición tutelada”, en una nueva señal de que pese a la animosidad contra el líder sirio, Washington espera verlo en su puesto por algún tiempo más.

“Estados Unidos está preparado para trabajar con cualquier nación, incluyendo a Rusia e Irán, para resolver el conflicto”, sostuvo Obama. “Pero debemos reconocer que no puede haber, tras semejante derramamiento de sangre, una vuelta al status quo previo a la guerra”, agregó.

Al remarcar que Washington está dispuesto a negociar con Irán y Rusia, Obama reconoció abiertamente la influencia de estos países en Siria.

Teherán ha entregado armas al Gobierno sirio y, a través de su respaldo a la guerrilla libanesa de Hezbollah, ayudó a Assad a luchar contra quienes quieren poner fin a las cuatro décadas de gobierno de su familia.

Funcionarios estadounidenses señalan que la decisión de Moscú de reforzar su presencia militar en Siria con el traslado de tanques y aviones de guerra refleja el temor de que Assad podría estar perdiendo poder y un deseo de mantener la influencia en la región.

Obama se reunirá más tarde el lunes con su par ruso, Vladimir Putin, para llevar adelante conversaciones en las que se podría dar algún indicio sobre cómo poner fin a la guerra en Siria. (Reuters/ La Nación)