Internacional

Obama busca autorización del Congreso para luchar contra Estado Islámico

El Estado Islámico es un grupo terrorista insurgente, de naturaleza yihadista suní, autoproclamado califato, asentado en un amplio territorio de Irak y Siria.

WASHINGTON. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, envió al Congreso su pedido de autorización para usar la fuerza militar en la campaña contra el Estado Islámico, limitando las operaciones contra los milicianos a tres años y restringiendo el uso de tropas estadounidenses en “ofensivas terrestres permanentes”.

Según el texto, que Reuters obtuvo, Obama también quiere revocar la medida del 2002 que autorizó la guerra de Irak. Pero su propuesta deja vigente una autorización del 2001, aprobada poco después de los ataques del 11 de septiembre en Estados Unidos, para una campaña contra al Qaeda y sus grupos afiliados.

Obama dijo que continuaba comprometido en trabajar con el Congreso para “mejorar y finalmente revocar” la autorización del 2001. Agregó que aprobar una medida específica para la ofensiva contra el Estado Islámico podría servir como modelo para modernizar la norma del 2001.

“He dirigido una estrategia integral y sostenida para degradar y vencer a ISIL”, escribió Obama en una carta que acompaña el borrador, usando un acrónimo para el grupo extremista Estado Islámico.

La propuesta de Obama debe ser aprobada por el Senado y los representantes, donde se espera que genere un fuerte debate entre los demócratas, que generalmente se resisten a otra guerra en Oriente Medio, y los republicanos, muchos de los cuales han presionado por medidas más duras contra los milicianos.

Obama ha defendido su decisión para liderar una coalición internacional contra el Estado Islámico desde el 8 de agosto, cuando cazas estadounidenses comenzaron a atacar a los yihadistas en Irak. Pero ha enfrentado críticas por no haber buscado el respaldo del Congreso, donde algunos lo acusan de violar su autoridad constitucional.

John Boehner, presidente republicano de la Cámara de Representantes, dijo que tenía “preocupaciones” de que la propuesta de Obama establezca demasiados límites a los comandantes militares.

“Cualquier autorización para el uso de la fuerza militar debe dar a nuestros comandantes militares la flexibilidad y autoridades que necesitan para tener éxito y proteger a nuestro pueblo”, dijo el legislador en un comunicado. (Reuters/ La Nación)