Ciencia

Oasys: casa y familia conectada

Este dispositivo de comunicación para el hogar permite enviar mensajes, gestionar tareas o alertar sobre el consumo de electricidad y agua.

EE.UU. El hogar del futuro tendrá cada vez más dispositivos conectados a internet. Estudios recientes prevén que en 2019 el 69% de los consumidores estadounidenses tendrán al menos uno de estos aparatos en casa. Termostatos, neveras, lámparas, televisores y cámaras de seguridad, entre otros objetos inteligentes, enviarán notificaciones a los ‘smartphones’ sin parar. Aunque con Oasys, un dispositivo de comunicación para el hogar creado por tres jóvenes emprendedores, será posible centralizar todos estos datos del internet de las cosas e informar a los miembros de la familia.

“Si un sensor de plantas detecta que les falta agua, Oasys podría crear automáticamente la tarea de regar, con lo que cualquier persona que viva en el hogar puede leer el mensaje y hacerlo”, explica el director de tecnología de la empresa, Marc Mateu (23 años). La solución desarrollada por Mateu, junto con Blai Carandell (26 años) y Carolina Uribe (24 años), es un aparato de forma circular que se puede colgar en la pared y a la vista de todos e incorpora una pantalla y un sistema de luces que avisan de las notificaciones.

“Más del 20% de casas en Barcelona tienen contadores de agua inteligentes”, explica Mateu. “Gracias a estos sensores, Oasys puede dar informaciones de facturas y de consumo real (con 24 horas de retraso), así como calcular la media de agua que tendría que consumir esa familia dentro de unos parámetros responsables”, añade.

De hecho, la idea del producto surgió de un reto que planteó Aqualogy, empresa especializada en soluciones del agua para un desarrollo sostenible que forma parte de Grupo Agbar (Aguas de Barcelona), en el programa Imagine, donde 12 emprendedores fueron el verano pasado a Silicon Valley para idear proyectos. Los participantes tenían que cambiar la relación entre cliente y agua, “hasta la fecha la única relación era a través de una factura”, aclara Mateu. La solución al problema agradó tanto a Agbar que propuso a los tres jóvenes hacerla realidad, con lo que inyectó 300.000 euros de capital social para la creación de la empresa el pasado otoño.

Ahora forman parte de la aceleradora de empresas Startupbootcamp Internet of Things & Data, ubicada en el edificio MediaTiC de Barcelona y están a punto de lanzar una campaña en la plataforma de ‘crowdfunding’ Kickstarter, en la que los usuarios podrán encargar un ejemplar del producto. (Internet/La Nación)