Opinión

O.N.U. Y O.E.A. YA ES HORA DE QUE INTERVENGAN EN NICARAGUA.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

Lo que ocurre en Nicaragua ya resulta intolerable para la democracia y la libertad de pensamiento universal.

Si los gobiernos de los Somoza fueron duramente criticados, los varios periodos de gobiernos de los Ortega cobijados por el Sandinismo resultan mucho más corruptos y sanguinarios, aprovechando por conveniencia que no hay autoridad o institución internacional que por lo menos intente detener tanta barbarie y abuso con el poder de las armas, además de contar con milicianos profesionales que defienden gobiernos corruptos de la izquierda internacional.

La injustificada detención del excanciller Francisco Aguirre Sacasa aumenta a treinta opositores detenidos para supuestas investigaciones, entre ellos: siete aspirantes a la Presidencia de la República, que con el derecho Constitucional que los asiste intentan por la vía de elecciones libres y democráticas reemplazar a la pareja de los esotéricos y aficionados a pócimas espirituosas.

Los Bonnie y Clyde de Centroamérica ni siquiera respetan a los miembros de la Comisión Permanente de los Derechos Humanos y detuvieron sin ningún motivo aparente a la representante legal de la institución, la abogada María del Socorro Oviedo, mientras visitaba a su familia en la ciudad de León cercana a Managua.

Si las instituciones que controlan el orden y la seguridad de los Estados y sus ciudadanos no actúan, le tocaría a la prensa mundial libre de ataduras, con filosofía democrática y sin compromisos actuar en defensa de un país dirigido por una pareja de indeseables, porque si se llegase a sugerir que intervenga El Vaticano, sería lo mismo que nada.