Opinión

Nunca supe, no percibí

Patricia Patt

Desde Buenos Aires/Argentina para La Nación de Guayaquil-Ecuador.

 

Una forma extraña

de tumbar corazones.

Aún recuerdo cuando

podías comprar sueños.

Aquellas golondrinas

centinelas de las plazas

o de los balcones.

Hoy evoco casi sin saberlo,

que reconocer aquellos placeres, era convertirse en dueños.

Intangible y lejana dicha,

Nunca supe, no percibí,

que eras mi verdad.

Y no lo estaba soñando,

Tan solo,

No me abrazó el calor.