Internacional

Nuevos choques de policía israelí y palestinos en Explanada de las Mezquitas

De acuerdo con las mismas fuentes, las mujeres de cualquier edad podían acceder al lugar santo, aunque la agencia Maan informó de que algunas sufrieron restricciones.

JERUSALÉN. Policías israelíes y palestinos protagonizaron hoy nuevos enfrentamientos en la ciudad vieja de Jerusalén, relacionados con las restricciones impuestas por las autoridades israelíes en el acceso a la Explanada de las Mezquitas.

Según la agencia de noticias palestina Maan, los disturbios comenzaron cuando “judíos radicales” entraron en el complejo, el tercer lugar más sagrado para el Islam, donde se encuentran la mezquita de Al Aqsa y la Cúpula de la Roca.

“La implementación de las condiciones de acceso al lugar, permitido para hombres mayores de 50 años, requirieron una fuerte presencia policial”, dijo a Efe el portavoz de la policía israelí, Micky Rosenfeld.

Según la policía israelí, durante la jornada se registraron otros enfrentamientos entre grupos de palestinos y efectivos policiales en las proximidades de la puerta de los Leones, también en la ciudad vieja de Jerusalén.

Desde hace meses los disturbios se repiten en la Explanada de las Mezquitas, que tiene a sus pies el Muro de las Lamentaciones, último vestigio del Segundo Templo destruido hace 2.000 años por el Ejército romano para la tradición judía.

Grupos radicales mesiánicos judíos presionan desde hace años al Gobierno para que arrebate la autoridad del lugar y construya sobre su cima el “tercer templo”.

Días atrás, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, responsabilizó a “palestinos extremistas” de los frecuentes enfrentamientos, en respuesta a una declaración previa del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien condenó “las repetidas provocaciones contra los lugares sagrados que tan sólo inflaman la situación”.

El Gobierno jordano, que mantiene la soberanía sobre el recinto, advirtió recientemente de que “actuará con firmeza ante la escalada israelí contra los lugares sagrados en Jerusalén, lo que podría llevar a una guerra religiosa y al extremismo en la región”. (Efe/La Nación)