Opinión

NUEVOS ACTOS DE CORRUPCIÓN

Dr. Juan Carlos Faidutti Estrada/Guayaquil

El país está embarrado en el ámbito estatal de una total corrupción. Para el nuevo gobierno le será muy difícil, pese a los esfuerzos que hace de limpiar al Estado, porque tenemos que repetir la frase de Ángel Felicísimo Rojas: por donde se punza sale pus.

Ha sido Carapaz quien con cierta razón ataca al Comité Olímpico Ecuatoriano, esta vez, por la designación de la delegación que viajó a los juegos Olímpicos de Tokio.

Para quienes han sido deportistas nos llama la atención la intervención del Estado. No estoy de acuerdo con la Ley del Deporte, por la excesiva intervención del gobierno en una actividad en la que fue manejada, con gran éxito, por valiosos dirigentes deportivos. De los que me acuerdo: Voltaire Paladines Polo, Juvenal Sáenz Gil, Agustín Arroyo Yerovi, Pío López Lara, Sabino Hernández y muchos más. Sin ley de deportes y con escasa ayuda del Estado, cuando realmente era necesaria, avanzaron nuestros deportes. Medallas más, medallas menos, pero, jamás una crítica y peor una denuncia de corrupción.

En cuanto a Carapaz, nos ha dado varios triunfos, pero ahora es un deportista profesional donde gana una suma de dinero pagado por la empresa que representa y no cabe quejarse por los comienzos que tuvo. Todos los deportistas comienzas con ánimo de superarse y el tiempo dirá, hasta dónde puede llegar y en que instante necesita la ayuda de los dirigentes de su deporte, para representar el país.

Perdonen los lectores el ejemplo que pongo: con la llegada de un Arquitecto holandés se inició el judo en el Ecuador. Él se ofreció voluntariamente a dar clases en su tiempo libre, pues vino contratado como Arquitecto. Agustín Arroyo prestó una parte de su residencia y allí con papeles periódicos cubiertos, con una lona, empezamos una serie de aficionados a recibir esas importantes clases de un deporte que no se conocía en el Ecuador. Más tarde, la Federación del Guayas nos reconoció como Comité, luego empezamos a difundirlo por el país, se creó la Federación Nacional de Judo, recibimos la ayuda con la contratación de profesores japoneses y cubanos, sin que ninguno de los jóvenes que llegaron a un alto nivel, reciba un centavo por representar al país en las competencias internacionales. Y es el Judo y las pesas los deportes que más han dado medallas al país, en los diversos torneos que se realizan.

En los últimos tiempos el deporte marcho bien, cuando el presidente del Comité Olímpico era Danilo Carrera Drouet. Por la presión política fue reemplazado y sin adelantarnos, cuando terminen los Juegos Olímpicos y se haga una verdadera auditoria (si es que hasta ese momento tenemos un Contralor) se verán los resultados, el número de viajeros y las inversiones realizadas…

Hasta tanto, pobre nuestro deporte.