Economía

Nuevo préstamo con el FMI servirá para pagar la deuda externa

Economistas observan la falta de transparencia del gobierno sobre las condiciones que hay detrás de este nuevo acuerdo con el FMI.

Ante la crisis económica y un déficit fiscal, proyectado para este año de más de USD 4 800 millones, Ecuador volvió a recurrir al Fondo Monetario Internacional (FMI). El Ministerio de Economía y Finanzas anunció que el gobierno y la multilateral llegaron a un acuerdo de 4 000 millones de dólares.

Este acuerdo de Servicio Ampliado del Fondo (SAF) es por 48 meses y, según Finanzas, de darse la aprobación del Directorio del FMI, el país accederá a recursos frescos para seguridad, obra pública, protección social y empleo.

Pero, ¿se usará todo este dinero en inversión pública, para el beneficio de la gente?

El economista y politólogo, Juan Pablo Jaramillo, explica que los 4 mil millones de dólares no entrarán al flujo de la economía ecuatoriana, sino que se destinarán para amortizar la deuda que arrastra el país. Para este 2024, precisa, Ecuador debe amortizar USD 842 millones de deuda.

Recuerda que durante el Gobierno de Lenín Moreno, el exministro de Finanzas, Richard Martínez, renegoció la deuda externa, por lo que, ahora, el país debe cubrir esos atrasos, desde este 2024.

Asimismo, el experto observa la falta de transparencia por parte del Gobierno Nacional, sobre la tasa de interés y las condiciones en este nuevo préstamo de la multilateral.

«Estamos adquiriendo nueva deuda para pagar deuda pasada y no para generar inversión pública»

De acuerdo con cifras del Ministerio de Finanzas, en enero de 2024, la deuda externa ascendía a USD 46 747 97, mientras que la deuda interna en ese mes era de USD 13 247 45. Entretanto, únicamente, la deuda pública consolidada con organismos internacionales era de USD 25 407 142.

En este sentido, la deuda que tiene Ecuador con el FMI es de USD 7 967 millones, con corte a febrero de este 2024, de acuerdo con información proporcionada por el Ministerio de Economía y Finanzas.

Actualmente, Ecuador arrastra deudas con el FMI, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco de Desarrollo de América Latina y el Caribe (CAF). Este último organismo aprobó una operación crediticia de USD 800 millones, como apoyo a la gestión de liquidez.

Marco Flores, exministro de Finanzas y secretario Ejecutivo del Foro de Economía y Finanzas Públicas, coincide en que el nuevo préstamo del FMI se destinará para el pago de la deuda, pero sugiere que una parte de estos recursos se debe destinar a la inversión pública.

El especialista agrega que en los próximos 5 años, Ecuador debe pagar USD 7 228 millones al Fondo Monetario Internacional. Además, alerta que si Ecuador no paga a las multilaterales, quedará excluido de todo financiamiento internacional.

«Hemos pedido plata prestada al fondo, para pagarle al mismo fondo», recalca. 

Marco Flores explica que en los gobiernos de Lenín Moreno y Guillermo Lasso, Ecuador recibió 6 500 millones de dólares del FMI. Entretanto, en los próximos 5 años, el país debe cancelar a esta multilateral, USD 7 228 millones.

«Ecuador no tiene dinero para pagar. Toma el dinero de la inversión pública, para pagar la deuda», dice.