Opinión

Nuevas tendencias en turismo corporativo

Los viajeros de negocios se modernizan y las empresas buscan adaptarse a sus necesidades.

ESPAÑA. Como sucede con otros segmentos de la industria, el turismo corporativo presenta continuamente novedades y tendencias que obligan a los diversos jugadores del sector a comprender las nuevas demandas y adaptarse a ellas para ofrecer servicios más eficientes. Los dispositivos móviles han impulsado un sinfín de desafíos que se traducen en nuevas conductas al momento de viajar, de reservar y de comprar bienes y servicios.

De hecho, durante la reciente GBTA Conferencia América latina (Global Busieness Travel Association), que tuvo lugar en Buenos Aires con más de 30 empresas expositoras, se trabajó en los nuevos desafíos y oportunidades de la región.

Sergio Durante, Presidente de Biblos Travel, una de las agencias turísticas más importantes de Argentina, explica que “la tecnología online se incorpora definitivamente en los viajes corporativos. La herramienta online booking tool se convierte en un gran aliado de las agencias corporativas y gana adeptos en forma creciente por su eficiencia, transparencia y uso amigable”. A través de smartphones, tablets, apps y nuevos servicios online los pasajeros de negocios se modernizan y encuentran novedosas alternativas que aplican en diversos momentos del viaje.

Nuevas formas de pagar. La consultora americana Advito, especializada en turismo corporativo, identificó como una tendencia creciente la modificación en la manera de abonar, que evoluciona hacia las cuentas virtuales y billeteras digitales. Estas dos nuevas maneras de pagar bienes y servicios ofrecen ventajas, sobre todo para las compañías que tienen muchos viajeros que no poseen tarjetas corporativas o bien para las que envían ejecutivos a países que poseen una alta tasa en fraudes con tarjetas de crédito. Las cuentas virtuales permiten reducir este riesgo dado que se generan exclusivamente con un monto determinado y por un lapso de tiempo específico.

Tiempo de espera. Si a nadie le gusta esperar en aeropuertos, menos aún a quien viaja frecuentemente y pasa muchas horas por mes aguardando que su avión despegue. Por este motivo, el turismo corporativo ha comenzado hace unos años a sacarle provecho a los dispositivos móviles y aplicaciones online que permiten evitar la cola al momento de hacer check in en líneas aéreas, en cadenas de hotel o incluso en las rent-a-car. Cuando es el ejecutivo mismo quien efectúa la reserva, es determinante el tipo de servicio y beneficios que ofrecen las empresas en relación a este punto. Atentos a esta tendencia, muchas compañías ofrecen apps y servicios online que reducen el tiempo de espera y mejoran la experiencia del viajero. Es el caso, por ejemplo, de Silvercar, una agencia de alquiler de autos de lujo localizada en Estados Unidos, que ofrece la posibilidad de reservar el vehículo a través de una aplicación y abrirlo al escanear un código QR en el parabrisas.

Servicios de viaje on-demand. Las compañías centradas en tecnología y servicios online comenzaron a crear en los últimos años una economía on-demad ofreciendo bienes y servicios que requieren poca anticipación por parte del cliente. Son muy utilizadas para la compra de servicios secundarios dado que ofrecen mejores precios que cuando se adquieren a través de la recepción del hotel.

Algunas de las compañías que se destacan en este universo son Uber, Open Table y Regus, modificando conductas en la forma en que los ejecutivos toman taxis, reservan restaurantes o se reúnen fuera de la oficina. Por este motivo los proveedores tradicionales se están adaptando a estas alternativas tecnológicas ofreciendo opciones on-demad propias.

Uso de dispositivos móviles y wifi a bordo. Los viajeros de negocios suelen ser quienes más requieren utilizar tablets, smartphones, notebooks y WiFi en los aviones. Si bien pueden hacerlo en un gran número de aerolíneas, aún tienen que esperar a que el avión se estabilice en la altura. Pero eso está por cambiar: la Administración Federal de Aviación (FAA) modificó en los últimos meses sus normas para permitir la utilización de dispositivos móviles con conexión WiFi en todos los momentos del vuelo, aunque su implementación podría demorar un año más.

Además de la tecnología, el segmento corporativo se vuelve más exigente y opta por hoteles que brindan más comodidades y servicios. Así, el préstamo de objetos se vuelve cada vez más frecuente.

Una valija pequeña y liviana suele ser el equipaje ideal de quienes viajan por negocios, principalmente pare evitar despecharla y tener que esperar para retirarla. Por este motivo, un número creciente de hoteles alrededor del mundo comenzaron a equiparse para prestar a sus huéspedes distintos tipos de objetos. “Ofrecer amenities tiene sentido incluso para los hoteles de estadías prolongada, dado que le permite a los huéspedes contar con aquellos objetos que están habituados a tener en casa pero que no pueden llevar de viaje”, comenta Robert Radomski, Vicepresidente de Brands Management de Staybridge Suites y Candlewood Suites.

La oferta incluye un enorme abanico de posibilidades, como artículos de higiene personal, instrumentos de música, tablets y notebooks, planchas de ropa, videojuegos, bicicletas o incluso joyas. La cadena Hyatt, por ejemplo, cuenta con el servicio Hyatt Has It (Hyatt lo tiene), que ofrece una tarjeta dentro de las habitaciones con distintos ítems que los huéspedes pueden solicitar en préstamo o para comprar. Entre otros, se encuentran cargadores de teléfono, bucleadoras, mats para yoga y removedores de maquillaje. Kimpton hotel cuenta con un servicio similar “Forgot it? We’ve got it!” (¿Lo olvidaste? ¡Lo tenemos!) con una amplio listado de productos que pone a disposición del huésped. (CLARIN/COLIBRI)