Realidades

Nuevas cremas masculinas con la autenticidad de las antiguas

En 1994 David Raccuglia probó suerte en un nicho de mercado casi virgen: los productos de barbería. Fundó American Crew y empezó a distribuir sus champús, fijadores y acondicionadores en peluquerías de todo el mundo, junto a campañas que él mismo fotografiaba, y que se adelantaron a la fiebre por los productos de belleza masculina vintage. “Lo que más me enorgullece es pensar que he contribuido a que cada vez se corte mejor el pelo”, explica a propósito de aquellas imágenes que los barberos siguen empleando como inspiración. Su nueva línea, Acumen, da el salto a la cosmética facial y corporal, con la misma filosofía de siempre: ideas claras y productos útiles.

EP