Economía

Nueva variedad de banano inmune a fusarium raza 4 se presentó en La Cumbre

El Fusarium Raza 4 en banano, es una enfermedad que ha puesto en alerta a Ecuador por estar ya en plantaciones de Colombia y Perú, países que han logrado contenerla, pero que en caso de llegar a Ecuador podría acabar con miles de plantaciones y puestos de trabajo.

Este hongo, que ataca principalmente al sistema vascular de las plantas, penetrando las raíces más débiles o heridas abiertas, produciendo el marchitamiento y muerte de las plantas, está siendo estudiado por varios organismos internacionales buscando solución para contrarrestar la perdida de los productores.

En la reciente Cumbre del banano y cacao que culmino en Guayaquil, la compañía multinacional Rahan Meristem dedicada a la investigación científica, presento una investigación donde luego de cinco años de estudio ha desarrollado una nueva variedad de banano Cavendish resistente al Fusarium raza 4.

Yanai Nir, Gerente general de la empresa, explicó a este medio que luego del proceso de investigación, que empezó en 2017 de la mano del doctor Eli Khayat, director científico de la compañía, se realizaron pruebas de esta variedad en Filipinas, dentro de plantaciones altamente infectadas por la enfermedad, donde se obtuvieron resultados favorables que permitieron comenzar la distribución de la planta a nivel mundial.

El primer destino en Latinoamérica donde se están realizando pruebas con esta planta es en Colombia, ya que en ese país ya existe el Fusarium. De acuerdo a Nir se están ultimando los detalles para iniciar la validación y producción, además espera dentro de dos años poder tener plantas disponibles para la siembra y también poder traer este material a Ecuador.

Añadió que la calidad de banano no tiene ningún tipo de cambio con esta nueva variedad, “la calidad es la misma, no hay ninguna alteración en la producción, tampoco en los niveles de azúcar, ni en la vida después de cosecha” dijo el experto.

Destacó que la principal ventaja que tiene esta variedad es que se puede cultivar normalmente en una finca donde hay fusarium, no hay ninguna diferencia y la planta no se daña “esto genera grandes beneficios económicos para los productores, ya que no se verán obligados a acabar con sus plantaciones por la presencia del hongo” recalcó.