Economía

Nueva refinería cubriría el déficit de derivados en Ecuador

Juan Carlos Bermeo, viceministro de Hidrocarburos, explicó que el Gobierno está contento con los resultados, hasta el momento, del proceso para escoger a un inversionista privado que se encargará de construir una refinería de alta conversión en la Costa ecuatoriana

¿El número de cinco empresas y un consorcio interesados en el proyecto está dentro de las expectativas del Gobierno?
En primer lugar, el proceso ha sido abierto, transparente y absolutamente público. Las respuestas de las cinco empresas y un consorcio son muy favorables, sobre todo, en lo que tiene que ver con un mensaje de confianza con el país. En este tipo de iniciativas no se mide el éxito por la cantidad de participantes. La inversión requerida no es menor; además la industria petrolera es compleja.

¿Qué viene después de la fase de expresiones de interés que culminó hace pocos días?
Esperamos que antes de los 30 días tengamos el informe final de selección y calificación de las firmas que han cumplido con los requisitos y credenciales requeridas. Luego, vendrá el proceso de entrega de los términos de referencia a las empresas precalificadas.

¿Cuándo se firmaría el contrato de inversión y cuanto duraría la construcción de la refinería?
Con la entrega de los términos de referencia, las empresas precalificadas tendrán entre 90 a 120 días para la presentación de las ofertas técnicas y económicas. Estimamos que en el primer semestre del próximo año tendremos firmado el contrato.

Tomando en cuenta que la refinería tendría una capacidad de producir 300.000 barriles diarios de derivados, la construcción demorará entre tres y cinco años. Todo dependerá de la configuración técnica y el modelo financiero. Las obras se harán por fases, por lo que no quiere decir que esperaremos los cinco años para que se empiece a producir el primer galón de combustible.

¿El Estado garantizará el crudo para que funcione la refinería?
Hemos dicho públicamente que en este proyecto el Estado no garantiza la producción de crudo al inversionista.

Sin embrago, este podrá comprar el crudo en el exterior o internamente. La inversión es 100% privada.

El Estado no pondrá un dólar, ni garantizará terrenos, provisión de servicios básicos, entre otros.

¿A cuánto asciende el déficit en la producción local de derivados?
En términos gruesos, la importación versus la producción local de derivados es de 60% a 40%. La nueva refinería servirá para cubrir el déficit de derivados y evitar la salida de divisas vía esas importaciones. (La Hora)