Economía

Con nueva ley se exonerará de impuesto a la renta a las pequeñas empresas

Las pequeñas y medianas empresas ecuatorianas generan alrededor de 4,5 millones de empleos según los gremios.

Quito.  El proyecto de Ley Orgánica para Impulsar la Reactivación Económica del Ecuador tiene entre sus puntos la exoneración del impuesto a la renta a las micro y pequeñas empresas que se creen luego de aprobada la norma.

Las micro y pequeñas empresas generan alrededor de 4,5 millones de plazas de trabajo en el Ecuador y por ello, el gobierno considera que es “fundamental apalancar su crecimiento y expansión”.

La propuesta plantea que se exonerará del pago del Impuesto a la renta (IR) a las nuevas microempresas que inicien su actividad económica a partir de la vigencia de la ley Orgánica para la Reactivación Económica. Tendrán ese beneficio durante dos años contados a partir del primer año en que se generen ingresos operacionales.

El director ejecutivo de la Cámara de la Pequeña y Mediana Empresa de Pichincha, Christian Cisneros, indicó a Andes que esto será positivo para las empresas nuevas, pero que existen muchas empresas funcionando que también requieren incentivos.

“Es una medida aún insuficiente, pues dos años para que una empresa se active es un tiempo muy limitado, solo la constitución lleva un tiempo, hasta conseguir mercado, la inversión hasta que se amortice, no son dos años, debería ser al menos 4 años”, indicó Cisneros.

Advirtió que se corre el riesgo de que pueden proliferar nuevas empresas a partir de las ya existentes pero con un RUC distinto para hacerse de los beneficios tributarios.

Agregó que llevarán a la Asamblea Nacional las propuestas para que se amplíe el tiempo y se incluya a más empresas, no solo a las nuevas.

Cisneros considera que para tener más ingresos el Estado debe vender las empresas públicas que han sido ineficientes, al tiempo que pidió más créditos para las pequeñas y medianas empresas.

“Para nuevos emprendimientos exigen balances positivos y me dan los 300.000 dólares en función de que tan efectivas fueron mis ventas en los años anteriores, si fueron efectivas las ventas y tuve superávit no necesitaría crédito”, puntualizó.

Por su parte, el representante del sector químico de la Cámara de la Pequeña y Mediana Empresa de Pichincha, Gustavo Ruiz, detalló que las pequeñas y medianas empresas ecuatorianas requieren que las normas y los impuestos se mantengan por tiempos más largos y no cambien continuamente.

El proyecto también contempla la devolución del Impuesto a la Salida de Divisas (ISD) a los exportadores que ingresen materias primas, insumos y bienes de capital. Esto con la finalidad de que sean incorporados en procesos productivos de bienes que se exporten en un plazo no mayor a 90 días.

Sobre ese punto, Ruiz manifestó que esa propuesta sí los beneficiaría porque existe la posibilidad de comprar las materias primas importadas para incorporarlas a nueva producción que se exportará.

El representante del sector metalmecánico, Luis Clavijo, dijo que la devolución del ISD es positiva y ayuda en la competitividad de las empresas ecuatorianas.

“Disminuye el costo de inversión y fabricación en Ecuador, para quienes nos dedicamos a fabricar un impuesto menos disminuye el costo y hace que seamos más competitivos en el exterior”, aseguró.

Clavijo manifestó que a la pequeña y gran empresa le toca reinvertir las utilidades en el producto que fabrican, porque caso contrario no podrían crecer, ya que considera que falta mayor acceso a créditos.

Sobre este particular, el dirigente industrial especificó que los bancos piden a la pequeña empresa requisitos muchas veces inalcanzables, “piden garantías mayores al valor del crédito” y los tiempos de gracia de un año resultan cortos para una inversión de maquinaria y de infraestructura.

Añadió que los montos máximos de los préstamos bancarios para las pequeñas y medianas empresas alcanzan los 30.000 dólares cuando deberían ser de por lo menos 100.000 para ampliar su actividad y cubrir los costos operativos mientras se generan nuevos productos.

Además Clavijo sugirió que las tasas de interés deberían reducirse del 12% actual a menos del 9%. (ANDES/LA NACIÓN)