Economía

Nueva Ley Laboral divide criterios

El Parlamento Laboral Ecuatoriano tiene previsto entregar una reforma que blinde los derechos de los trabajadores al Ministro de Trabajo, el próximo 1 de Mayo.

GUAYAQUIL. La Ley para la Justicia Laboral, que desde ayer entró en vigencia después de su publicación en el Registro Oficial 486, sigue generando opiniones divididas. Pues, según el Gobierno, está será de beneficio para la ciudadanía, mientras que existe la contraparte que la tacha de contradictoria.

En ese sentido, el Ministro de Trabajo, Carlos Marx Carrasco, manifestó que la Ley se pensó en beneficio de los ecuatorianos, especialmente de los sectores olvidados, donde ejemplifico el caso de las amas de casa.

“Ellas podrán acceder al Seguro Social. Finalmente se hace justica con un sector de la población que era invisibilizado, a pesar de que su trabajo es importante para la sociedad.

Pero para el miembro del Parlamento Laboral Ecuatoriano, Jaime Arciniega, aunque la normativa atiende situaciones de importancia en el ámbito laboral de sectores olvidados, cuenta con temas no muy claros y eso preocupa al gremio.

“Hay temas que desde nuestro punto de vista, son históricos. Como es la eliminación de los contratos a plazo fijo, la estabilidad laboral de la mujer en estado de embarazo y la estabilidad de los dirigentes sindicales. Pero al mismo tiempo que se reconocen estos derechos, en esta propuesta se está planteando el despido ilegal. Hay contradicción entre el visto bueno y despido intempestivo”, indicó el vocero en una entrevista a Notimundo.

Otro punto con el que discrepan es la eliminación del 40% del aporte del Estado al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) para las pensiones jubilares.

“Con la Ley se pierde el espíritu previsional”, recalcó Arciniega, basándose en estas reservas, garantizan a los afiliados los recursos necesarios para sostener las pensiones jubilares, salud, accidentes de trabajo, entre otros. “Los recursos del IESS son de los afiliados, y el Estado no ha entregado más de lo que está comprometido”, acotó.

Recordó además que ahora existe una sustentabilidad económica, “pero no hay que olvidar que el seguro de salud ya tiene déficit considerable”.

Arciniega adelantó que el próximo primero de mayo, donde opositores y afines al Gobierno marcharán a propósito del día del Trabajo, tienen previsto llevar una propuesta al ministro de Trabajo. Se trata de una reforma que blinde los derechos de los trabajadores con base en los informes de la Comisión de Expertos en Aplicación de Normas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Por su lado, el asambleísta por Alianza País, Byron Valle, miembro de la Comisión de los Derechos de los Trabajadores, afirmó que los comentarios opositores a la normativa buscan generar incertidumbre entre los ecuatorianos.

“Es lamentable que la derecha que no aporta a construir el buen vivir de los ciudadanos, se dedique siempre a tergiversar la información”. A su vez recalcó que esta normativa “reivindica derechos”. (VBF/La Nación)