Opinión

Nueva encuesta confirma gran apoyo a adelanto electoral en Perú

Fuente:  Prensa Latina
 
Lima,  Una nueva encuesta que acreditó 74 por ciento de apoyo a la propuesta presidencial de adelanto electoral, confirmó hoy el aislamiento social de la resistencia del parlamento, bajo mayoría neoliberal, a someterse a las urnas.

Los resultados del sondeo del privado Instituto de Estudios Peruanos (IEP) se difundieron cuando se proyecta una reunión entre el presidente Martín Vizcarra y el titular neoliberal del Congreso de la República, Pedro Olaechea, que los analistas ven con escepticismo como vía para superar la prolongada crisis política.

La consulta del IEP verificó que 70 por ciento de los encuestados, a nivel nacional, están de acuerdo con la salida a esa crisis planteada por el jefe de Estado, es decir con adelantar un año las elecciones presidencial y legislativa, en vista de las contradicciones entre Ejecutivo y Legislativo.

Muchos creen que será un choque de trenes o a lo más un diálogo de sordos, apuntó el analista Juan de la Puente, quien añadió que las posiciones con contrapuestas, pues el mandatario plantea elecciones y el parlamento se niega, y opinó que el diálogo solo sería de utilidad si viabiliza el adelanto electoral.

En el sondeo se ratifica el contraste entre la aprobación al mandatario, que sube de 40 a 47 por ciento, y la del parlamento, que apenas alcanza a ocho por ciento, con tendencia a la baja.

El diálogo fue pedido por el empresario Olaechea y voces diversas consideran que la solicitud es una maniobra del partido neoliberal Fuerza Popular (FP), del que el titular del Congreso es aliado, en función de sus intereses y de crear condiciones para destituir a Vizcarra.

Para el legislador progresista Richard Arce, el mandatario debe tener cuidado, porque el diálogo, aceptado por Vizcarra, puede ser una trampa de FP, mientras la comentarista de centro Claudia Cisneros opina que ‘no es otra cosa que el beso de Judas antes de la vacancia (destitución)’ de Vizcarra por el parlamento.

El mandatario admitió en una reciente entrevista que, siendo la mejor salida democrática el adelanto electoral para 2020, que acortaría en un año su mandato, otras posibles son la vacancia presidencial y la disolución constitucional del parlamento.

Sobre la vacancia, solo dijo ‘que la propongan’, en obvia alusión al respaldo social con el que cuenta, y sobre el cierre del Legislatuvo que el cierre del parlamento es un pedido de la población. ‘Hay que analizar todas las alternativas’, añadió.

El jefe de Estado planteó que el diálogo proyectado debe priorizar el adelanto electoral e hizo sin embargo, un gesto de conciliación con la derecha empresarial, al agregar al temario una nueva política de productividad que incluye, según el movimiento sindical, recortes de derechos laborales, y que sirve a intereses privados.

La posibilidad de una conciliación con la expresión política de ese sector empresarial, FP, es considerada sin embargo muy difícil, pues, como señala el analista Carlos Monge, la prioridad de ese partido es evitar la condena judicial por lavado de activos a su líder, Keiko Fujimori, en prisión preventiva desde hace casi 10 meses.

Habiendo perdido apoyo en la población, su único campo de acción es el control del congreso, los aterra la disolución de este y los nuevos comicios legislativos, ‘que saben que no lograrán mayoría, los aterra’, sostiene el analista.

Otro escenario que consideran Monge y otros analistas, es el del fortalecimiento de la alianza fiujimorismo-empresariado, contra las resistencias de Vizcarra a imponer a sangre y fuego el proyecto minero Tía María, rechazado por poblaciones de su entorno.