Opinión

NUESTRA REFLEXION DIARIA

Pra. Miriam Florencia/ Guayaquil

Por Jehová son ordenados los pasos del hombre, Y él aprueba su camino. Cuando el hombre cayere no quedará postrado porque Jehová sostiene su mano. Salmo 37:23-24

El salmo 37 escrito por David, hace mención al andar del hombre impío y al andar del hombre justo, de aquellos que conocen al Señor y andan en sus preceptos. Los pasos de estas personas que buscan agradar al Señor con sus actos serán ordenados, direccionados hacia el propósito divino para la Gloria de Dios, estos pasos, estos caminos por donde le toque transitar serán aprobados por Dios y en medio de este caminar ellos verán la protección de Dios y el cumplimiento de la obra propuesta, pues cuentan con el aval del Eterno. Si en el camino cayeren, no se quedarán en esa condición, porque el Señor tiene cuidado de sus hijos, y como todo padre amoroso lo levantará con su mano de amor y lo encaminará nuevamente hacia los propósitos que Él tiene para su vida.