Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/Guayaquil

 

 

Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar;  y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus hurtos. Apocalipsis  9:20-21

En el mundo cada día hay más maldad, tanto que en muchos lugares hay temor de salir a las calles.  Este comportamiento de la sociedad tiene consecuencias delante de Dios, por lo cual la justicia divina se hace presente a través de plagas donde la tercera parte de la población mundial morirá, pero a pesar de esto, la gente no procederá al arrepentimiento de sus pecados de idolatría, homicidios, hechicerías, fornicación y hurtos, de allí que es imperante la necesidad de reflexionar sobre la manera de vivir y proceder al arrepentimiento dando lugar al temor santo y reverente por el nombre de Dios, reflexionando sobre esto que está escrito que sucederá, de verdad  pasará porque es Palabra de Dios, no es fábula ni mentira, es Verdad y es Vida.  Para reflexionar: ¿Ha procedido al arrepentimiento de su  manera de vivir y ha permitido que Jesucristo entre a su vida? ¿El temor de Dios es algo que se  nota en usted o es mero conocimiento solamente? ¿Se identifica con alguno de estos pecados?