Opinión

NUESTRA REFLEXION DIARIA

Pra. Miriam Florencia/Guayaquil

“Bienaventurado el que piensa en el pobre; En el día malo lo librará Jehová.” Salmo 41:1

Muy dichoso/a es la persona que piensa en el pobre. Esta palabra no solo se refiere a una pobreza económica, sino que su sentido es mucho más amplio, se refiere a aquellas personas que se encuentran débiles con pocas fuerzas a causa de alguna enfermedad, a quienes son despreciados o abatidos, y David se encontraba en una situación similar, no solamente estaba con su salud afectada, sino que sus enemigos murmuraban acerca de él. Los piadosos que piensan en este tipo de personas no solamente para ayudarlas en lo material sino que también cuidan de ellos mientras están postrados, son galardonados con la promesa de que en el día malo ellos van a ser librados por Dios. El Señor jamás ha prometido que sus hijos no sufrirán alguna enfermedad, que su cuerpo no será abatido por el sufrimiento de una enfermedad, pero sí ha prometido darnos las fuerzas para soportar dicho dolor con paz y aceptación, porque aunque el cuerpo esté sufriendo padecimientos, el alma y el espíritu deben permanecer gozosos en el Señor.