Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia L./Guayaquil

 

¿Quién hay entre vosotros que teme a Jehová, y oye la voz de su siervo? El que anda en tinieblas y carece de luz, confíe en el nombre de Jehová, y apóyese en su Dios. Isaías 50:10

 Poner la confianza en alguien es bueno, pero es extraordinariamente bueno confiar en Dios y en su hijo amado Jesucristo.  La persona que   goza de su presencia escuchará y obedecerá la Palabra de Dios, entenderá el temor de Dios y vivirá apartado del mal, pero la gracia y el favor de Jesús también está extendida sobre todo aquel que anda en oscuridad,  quien no está siendo alumbrado por la luz de Jesucristo, porque su gracia y misericordia están derramadas sobre toda la eternidad.  Aún cuando ande en valle de sombra de muerte, no tema, porque el Señor  estará con usted para ayudarle y salvarle.  Él es Dios fuerte y valiente, no tema, confíe en su poder y vivirá una vida quieta y reposada.  ¿Teme usted el nombre de Dios, con un temor no de miedo sino de reverencia porque Él es santo o el temor de Dios es mero conocimiento en su vida?.  ¿Se ha sentido alguna vez como si estuviera abandonado por Dios, que Él no le escucha y se siente a la deriva solo y sin protección? Sepa que si usted es un hijo de Dios  Él nunca lo dejará ni lo desamparará, porque así lo ha prometido, siga confiando y apoyándose en Él y verá cambios favorables en su vida.