Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia L./Guayaquil

 

 Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán. Isaías 40:31

Cuántas veces ha expresado la frase “ya no tengo fuerzas para seguir adelante”.  Los problemas, las enfermedades o el cautiverio espiritual en el que  puede estar viviendo hacen decaer el ánimo y decaer las fuerzas, y es cuando se busca el apoyo, la ayuda de un amigo, de la pareja, de un consejero o de cualquier persona que le escuche, pero esta ayuda siempre será limitada, en cambio cuando se busca apoyo en Dios encontrará que Él jamás se va a cansar de escucharle, ni se agotarán sus fuerzas para que usted se pueda apoyar en Él, por el contrario  le dará nuevas fuerzas para poder soportar el momento difícil por el cual está atravesando.  En situaciones difíciles lo que uno quiere es salir corriendo y huir, pues bien, la Palabra dice que usted podrá correr y que el señor le dará alas como el águila para que se pueda remontar en las alturas, y volar sin cansarse  más, después de haber corrido  podrá caminar aún en medio del peligro, de la adversidad pero ya no se fatigará, porque ahora camina con nuevas fuerzas que no provienen de usted sino de Dios, quien tanto le ama. Él siempre estará presto a ayudarle siempre y cuando usted confíe en su poder y en su amor.