Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia L./Guayaquil

 

Mas él, conociendo los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado; y una casa dividida contra sí misma, cae. Lucas 11:17

La división trae asolamiento.  Una familia dividida, un grupo de amigos dividido, una empresa dividida, una iglesia dividida jamás podrá permanecer unida porque por lo general la causa de esa división es celos, envidia, contiendas de toda clase, y esto solo proviene de Satanás, quién separa, divide para que no permanezca unida.  Jesucristo siempre enseñó el principio de la unidad, incluso cuando oraba le pedía al Padre para que sus discípulos sean uno como ellos eran uno, y este principio rige en la actualidad porque es un principio universal.  La unidad solo se logra a través de tener los mismos intereses, los mismos propósitos.  En un matrimonio, si uno de los dos cónyuges está considerando el divorcio como primera opción ante las dificultades, aunque el otro no piense igual, con toda seguridad  esa relación va a caer porque no está basada en el principio de unidad.  De igual manera funciona en toda relación.  Solo teniendo conciencia de que Satanás es el que divide las familias y las relaciones podrá  estar apercibido de esto y luchar porque en  su vida reine el principio de unidad, solo así el reino de Dios habrá llegado a su vida. Recuerde siempre que  Dios siempre multiplica no divide.