Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia L./Guayaquil

 

El sacrificio de los impíos es abominación a Jehová; Mas la oración de los rectos es su gozo. Proverbios 15:8

Existen personas cuyos caminos no son agradables a Dios, son personas  llenas de impiedad, de maldad, sin embargo, gustan de hacer grandes ofrendas y sacrificios a Dios creyendo quizás que con esto quedan a cuentas con el Señor. ¡qué lejos están de lograrlo! porque para Dios estos sacrificios son abominables ya que no nacen de un corazón arrepentido, por el contrario, las personas rectas, temerosas de Dios oran en todo tiempo para tener comunión con Él y así tener siempre un corazón gozoso lleno de paz a pesar de las dificultades que se pueda estar atravesando.  Esta es la actitud que agrada a Dios, un corazón sincero, que lo busca a través de la oración y que ofrece sacrificios de alabanza y de adoración para agradarle y no con vanas intenciones. Para reflexionar:  ¿Qué tipo de sacrificios ofrece usted a Dios? ¿Cuál es la motivación que lo lleva a hacerlos? ¿Practica el hábito de orar diariamente?