Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia L./Guayaquil

 

Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Efesios 6:13

 El hijo de Dios constantemente se encuentra en un campo de batalla espiritual donde el enemigo, Satanás, realiza la ofensiva y los hijos de Dios son llamados a defenderse, para lo cual el apóstol Pablo aconseja a vestirse de toda la armadura que el Señor ha provisto para sus hijos.  Muchas veces en esta batalla, la ofensiva es tan fuerte, que el creyente se debilita y en algunas ocasiones su fe es debilitada, por esta razón es necesario resistir al enemigo, defenderse de sus ataques y la manera que la Palabra de Dios enseña a defenderse es a través de la verdad, la justicia, predicando el evangelio de la paz, manteniendo la fe, teniendo la seguridad de la salvación, citando la Palabra de Dios y teniendo una vida de  oración activa. De esta manera cuando se presente estos días llamados malos, usted pueda seguir firme en el camino que el Señor ha trazado para usted.  Para reflexionar:  ¿Ha librado alguna vez una batalla espiritual? ¿Cómo ha sido su experiencia? ¿De qué manera logró vencerla?