Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia L./Guayaquil

 

Riquezas, honra y vida. Son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová. Proverbios 22:4

Humildad y temor de Jehová son dos virtudes que tanta falta hacen en este mundo lleno de egoísmo e individualismo, donde los intereses personales,   la altivez y el egocentrismo prevalecen.  Sin embargo, hay un pago, un galardón para aquellos que practican la humildad y en sus actos se ve reflejado el temor de Jehová, que de ninguna manera significa miedo, sino reverencia a su Santidad. Esa recompensa es riquezas, honra y vida.  Las riquezas espirituales y también materiales, adornan y resaltan en una persona humilde, son elogiados por los demás porque llaman la atención, teniendo de qué exaltarse van por la vida de una manera sencilla y sin humillar a nadie.  Esto es tener vida y vivirla en paz consigo mismo y con los demás.  Para reflexionar:  ¿Se considera una persona humilde o es altivo/a con quienes le rodean? ¿El temor de Jehová se ve reflejado en cada acto que usted realiza? ¿Qué piensan de usted las personas que le rodean?