Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia L./Guayaquil

 

Todas las sendas de Jehová son misericordia y verdad, Para los que guardan su pacto y sus testimonios. Salmo 25:10

Los caminos del Señor son perfectos.  Cuando una persona se arrepiente de su pasada manera de vivir, y decide vivir rectamente delante de Dios, las sendas que están trazadas de antemano para que en ellas transite, son en base a la misericordia y a la verdad de Dios.  No hay nada que el ser humano pueda hacer para merecer la misericordia del Señor, todo es por su gracia, de allí la necesidad de mantenerse en esa nueva manera de vivir dirigida por el Espíritu Santo de Dios y mostrar constantemente en sus actos, la transformación que la sangre de Cristo ha hecho en su vida.  Solo Jesús  transforma vidas, de allí  que en agradecimiento  a ese sacrificio tan grande en la cruz del Calvario, es necesario guardar el testimonio delante de Dios y de los hombres.  Para reflexionar: ¿De qué manera usted puede dar testimonio de la misericordia de Dios en su vida? ¿Ha recibido misericordia de Dios al mismo tiempo que usted la ha tenido para con otras personas?