Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/Guayaquil

 

Más la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen, y su justicia sobre los hijos de los hijos”. Salmo 103:17

Muchas personas piensan que temer a Jehová es sentir miedo por Él, y la verdad es que la palabra “temer” se refiere a tener reverencia, respeto hacia un Ser tan Santo como es Dios. Dice esta porción bíblica que su Misericordia es eterna, no tiene principio ni fin porque Jehová es Misericordia es uno de sus atributos, es su esencia misma, pero no solo que es misericordioso sino que también es un Dios Justo que aplica su justicia a los hijos de los hijos.  Que gran promesa encontramos en esta Palabra, pero no es para todos, sino para aquellas personas que han decidido tener una relación personal con Dios, conocerlo, honrarlo y amarlo, porque solo amándolo y leyendo su Palabra podrán conocerlo cada día más para llenarse de Sabiduría, esa que viene de lo alto, cuyo principio precisamente es el temor a Jehová.  Una persona sabia siempre estará llena de ese temor santo que lo llevará siempre a andar por la vida sin desviarse sino por un camino recto,  sabiendo que Dios es un Dios Santo que no se complace con el pecado más por su misericordia, envió a su Hijo unigénito, al Señor Jesús, para que a través de Él pudiéramos obtener el perdón de pecados y la promesa de la vida eterna mediante  su sacrificio en la cruz del Calvario.