Opinión

NUESTRA REFLEXIÓN DIARIA

Pra. Miriam Florencia/ Guayaquil

 

Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.  1 Corintios 2:14

Existe dos tipos de personas según este pasaje bíblico: El hombre natural que es aquel que no ha recibido al Espíritu Santo, que es inconverso y el hombre espiritual que si tiene al Espíritu Santo.  Ambos actúan de forma diferente, el primero, al carecer de la presencia del Espíritu Santo en su vida, no puede discernir las cosas espirituales o que por fe se creen como es el poder de la cruz y la sangre de Jesucristo, pero el espiritual sí puede discernir lo verdadero y lo falso porque la obra del Espíritu Santo en esa persona es la que lo lleva a toda la verdad, de allí que se escucha decir a personas cosas distantes de lo que la Biblia enseña porque no las entiende, no las discierne, para ellos son cosas sin sentido, que no existen, pero algún día sabrán que estaban equivocados y que todo lo que la Palabra de Dios dice es real porque el Señor es el mismo de ayer, de hoy y de siempre, razón por la cual  necesitan del Espíritu Santo para poderlas entender y discernir.  Para reflexionar: ¿Piensa usted que existen verdades bíblicas que le son difíciles de entender porque piensa que hay contradicción en la Palabra de Dios? ¿Usted piensa que los cristianos genuinos estén locos porque tienen un estilo de vida diferente al común denominador? ¿Jesucristo es real en su vida?